Colombia espera que Consejo Seguridad alcance solución para Siria

"Son días muy importantes y esperamos que todos los miembros logremos pronto a una solución para Siria", dijo canciller colombiana.

La ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, María Ángela Holguín, se mostró esperanzada en que los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, presidido este mes por su país, alcancen "pronto" los puntos de encuentro necesarios para lograr una solución a la crisis en Siria.

"Son días muy importantes y esperamos que todos los miembros logremos pronto a una solución para Siria", dijo Holguín ante la prensa después de presidir un debate abierto en el Consejo de Seguridad sobre la Comisión de Consolidación de la Paz del organismo internacional.

Colombia ocupa este mes de julio la presidencia rotatoria del máximo órgano de decisión de la ONU, un puesto desde el que sus representantes van a "trabajar muy duro" para, según subrayó la canciller, "lograr finalmente una solución para el pueblo sirio".

"Apoyamos las propuestas del enviado especial Kofi Annan y vamos a seguir apoyándolas en el futuro, así como las del secretario general (Ban Ki-moon)", explicó Holguín, quien reiteró la "condena" de su país a "la violenta represión y la violación de los derechos humanos" de que es escenario Siria.

Los miembros del Consejo de Seguridad iniciaron  el jueves negociaciones a puerta cerrada sobre los dos proyectos de resolución que hay sobre la mesa -uno occidental y el otro presentado por Rusia- para renovar el mandato de la Misión de Observación de Naciones Unidas en Siria (UNSMIS), que expira el 20 de julio.

Los primeros contactos se mantuvieron entre los miembros permanentes del Consejo -China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia- y fueron "realmente mal", señalaron a Efe fuentes diplomáticas.

Las mismas fuentes indicaron que principalmente Rusia se opuso de forma tajante a la inclusión de la amenaza de sanciones a Siria en el hipotético texto, tal y como quieren los países occidentales.

También hubo contactos entre los expertos de los quince miembros del Consejo de Seguridad y está prevista una reunión de todos los embajadores a puerta cerrada para tratar de alcanzar puntos en común para renovar a los observadores, presionar a las partes para frenar la violencia e impulsar una transición.

Colombia, como presidente del Consejo, fijó para el próximo 18 de julio la aprobación de la extensión del mandato de los observadores internacionales en Siria, algo que debe plasmar una resolución cuyos detalles mantiene enfrentados principalmente a las potencias occidentales y Rusia y China, principales valedores de Damasco.

"Vamos a estudiar los proyectos de resolución y espero que pronto se alcance una situación de encuentro en los próximos días, porque, tras 18 meses, seguimos en el mismo lugar", añadió Holguín sobre las negociaciones.

Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania y Portugal presentaron el miércoles un proyecto de resolución que amenaza con sanciones diplomáticas y económicas a Siria si ese país no repliega antes de diez días sus tropas de los centros urbanos y detiene el uso de armamento pesado.

Frente a la expresa oposición de Rusia a la inclusión de sanciones, el texto contempla que, si el Gobierno sirio no cumple esas condiciones en los diez días siguientes a la eventual adopción del proyecto, el Consejo impondrá sanciones diplomáticas y económicas contenidas en el artículo 41 de la Carta de la ONU.

Rusia, por su parte, presentó el martes su propio texto para renovar la UNSMIS por tres meses, pero sin incluir la amenaza de ningún tipo de sanciones, un proyecto que cuenta con el apoyo de Pekín.

Las negociaciones arrancaron después de que el miércoles Kofi Annan pidiera al Consejo de Seguridad que presionen "de manera sostenida y colectiva" a las partes en Siria para que cumplan con su plan de paz y que, ante la violación de este, se acuerden "consecuencias".