Colonias israelíes, una controversia mundial que data de 1967

Cuatro preguntas para entender por qué causó tanto revuelo la decisión de la ONU de pedir el cese de la colización israelíe en Cisjordania y Jerusalén Este.

EFE.

El Consejo de Seguridad de la ONU adoptó el viernes una resolución que pide a Israel que cese sus actividades de colonización en Jerusalén Este y la Cisjordania ocupada, sin que Estados Unidos utilizara su derecho a veto. (Lea: Decisión histórica: la ONU exige a Israel poner fin a los asentamientos)

Estos son los elementos clave sobre las colonias israelíes:

¿Qué son las colonias?

Las colonias son aldeas, localidades e incluso ciudades israelíes construidas sobre territorios que fueron conquistados por Israel durante la Guerra de los Seis Días, en 1967. 

Israel empezó a establecer su red de colonias en Cisjordania ocupada a partir de los años 1970 y continuó extendiéndola tras los acuerdos de Oslo de 1995, que dividieron ese territorio en zonas israelíes y palestinas. Estas últimas tenían que ser la base del futuro Estado palestino.

Unos 430.000 colonos israelíes viven en la Cisjordania ocupada, al lado de 2,6 millones de palestinos. Más de 200.000 israelíes viven también en la anexada Jerusalén Este, junto al menos 300.000 palestinos, que quieren que esa parte de la ciudad sea la capital de su futuro Estado.

Israel también tiene en su poder una parte de los Altos del Golán, una meseta que arrebató a Siria. También mantuvo durante años una presencia en la Franja de Gaza, que acabó evacuando en 2005.

¿Cuál es su estatuto jurídico?

Naciones Unidas y la mayor parte de la comunidad internacional consideran ilegales las colonias israelíes en Cisjordania y Jerusalén Este, anexado por Israel en 1980.

Por su parte Israel distingue jurídicamente entre las colonias que aprobó y las que no tienen autorización gubernamental, que califica de avanzadillas o colonias salvajes.

¿Quiénes son los colonos?

Numerosos colonos israelíes se instalaron en Jerusalén Este y en Cisjordania a la búsqueda de viviendas más baratas. El gobierno los alienta a instalarse en ciudades como Ariel, Maale Adumim o las colonias ultraortodoxas de Beitar Ilit y Modiin Ilit.

Para muchos judíos nacionalistas religiosos, vivir en las tierras bíblicas de Judea y Samaria (el nombre que le dio Israel a Cisjordania) es la culminación de una promesa divina. Centenares de esos activistas viven en pleno centro de Hebrón, ante la Tumba de los Patriarcas, un sitio sagrado para los judíos y los musulmanes y un punto de focalización de la violencia entre israelíes y palestinos.

¿Cómo ven los palestinos las colonias?

Los palestinos consideran las colonias isralíes como un crimen de guerra y un gran obstáculo para la paz. Quieren que los israelíes se retiren de todas las tierras que ocuparon durante la guerra de 1967 y que desmantelen todas las colonias, aunque aceptan el principio de pequeños intercambios territoriales iguales en talla y valor.

Por su lado el Estado hebreo excluye un retorno completo a las fronteras de antes de 1967 pero se declara dispuesto a retirarse de ciertas partes de Cisjordania, a cambio de anexarse los bloques de colonias más importantes, que albergan la mayoría de colonos del territorio.