Nace plataforma para seguir el pulso al asesinato de líderes sociales y el futuro de excombatientes

hace 2 horas

Comenzó la cuenta regresiva

Si bien el Grupo Clarín se niega a acatar la Ley de Medios, que entra en vigor hoy a la medianoche, otras empresas presentaron su plan de adecuación.

Cristina Fernández, presidenta argentina, está enfrentada con Clarín.  / AFP
Cristina Fernández, presidenta argentina, está enfrentada con Clarín. / AFP

El plazo máximo vence hoy a las 12 de la noche. En ese momento todos los multimedios, es decir, los grupos económicos dueños de diferentes empresas de comunicación, argentinos e internacionales, deben haber presentado su plan de desprendimiento de licencias, aquel que la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual o Ley de Medios, sancionada en 2009 e implementada en 2010, estableció para evitar el monopolio de la información.

“El viernes 7 de diciembre hasta las 24 horas estaremos esperando que vengan todos los grupos que consideren que tienen que adecuarse a la Ley de Medios. De no ser así, se iniciará la transferencia de oficio”, dijo el titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca), Martín Sabbatella, quien aseguró que ya 14 grupos han presentado planes de adecuación. Sólo faltan siete.

Hasta el momento, se sabe que el grupo UNO, que contaba con 72 medios distribuidos en 17 provincias; el conglomerado La Capital, de Mar del Plata, dueño de LU6 Emisora Atlántica, LU9 Radio Mar del Plata y la recientemente creada AM 1620, e Indalo, compañía que maneja negocios de combustibles, diarios, ganadería e infraestructura, son las empresas que han desarrollado y propuesto a la Afsca sus estrategias para acoplarse a la norma.

Falta que otros siete grupos presenten sus propuestas, entre ellos Clarín y otros que se han mostrado proclives a hacerlo, como Prisa (editora de El País), Telefónica y la estadounidense Directv. Más de 330 medios de comunicación deberán cambiar de dueño en Argentina, según un recuento del periódico El Cronista Comercial. De ellos, a Clarín le corresponde desprenderse de entre 150 y 200 licencias.

Pero Clarín aún no ha hecho pronunciamiento alguno. Incluso, el grupo económico está a la espera de una extensión de la medida cautelar, proceso que está a cargo de la Cámara Civil y Comercial, que ha mantenido durante una ardua jornada de deliberaciones que podrían “salvar” al gran multimedio.

A horas de que venza la medida cautelar que ampara a Clarín, no sería una sorpresa que Martín Sabbatella avance contra este grupo si no presenta su plan de adecuación. Esta sería una decisión a tono con el mensaje que le envió el kirchnerismo a esa empresa desde mediados de año. Por lo pronto, Sabbatella aseguró que va a esperar una propuesta de Clarín hasta el último minuto e instó al grupo a que se resigne en su intento de extender la cautelar y aceptar la vigencia de los artículos 45 y 161 de la Ley de Medios, es decir, aquellos que versan sobre la desinversión, y los cuales el conglomerado denunció ante la justicia por presunta inconstitucionalidad.

Por otra parte, cabe la posibilidad de que la Corte Suprema, máximo organismo de la justicia, interceda en el caso si el Gobierno exige utilizar el recurso per saltum, promulgado hace unos días por el Ejecutivo, en un escenario extremo, por ejemplo, que la Cámara falle en su contra antes de la medianoche de hoy.