Comerciantes en Gaza esperan repuntar con jornada que pone fin al Ramadán

Sentado en su tienda de ropa en el centro de la ciudad, el vendedor Husam Taha se muestra poco optimista de que en estos tres días de fiesta pueda vender lo suficiente para cubrir las pérdidas este año.

EFE

 Los comerciantes de Gaza esperan que la llegada mañana, viernes, del Eid Ul Fitr, jornada que marca el fin del mes de ayuno musulmán del Ramadán, permita repuntar su maltrecha economía, seriamente afectada por el bloqueo israelí y la división interna.

Sentado en su tienda de ropa en el centro de la ciudad, el vendedor Husam Taha, 32 años, se muestra poco optimista de que en estos tres días de fiesta (en los que los palestinos suelen compran regalos a la familia y amigos) pueda vender lo suficiente para cubrir las pérdidas este año, tras el desastre económico derivado de la intervención militar israelí de julio-agosto de 2014.

Se espera que el Ramadán finalice esta noche, por lo que mañana comenzarían los tres días de fiestas que culminan el ayuno.

"Los comerciantes de Gaza han sufrido una disminución significativa de la actividad durante todo el año. Estamos esperando siempre la temporada alta, como el Eid o el comienzo del curso escolar para compensar las pérdidas", dice Taha mientras atiende a un cliente que se interesa por unos pendientes fabricados en China.

Las calles del centro de la capital están atestadas de gente y embotellamientos. Hombres, mujeres y niños transitan cargados con bolsas de ropa, zapatos, dulces o harina y mantequilla para hacer los postres típicos del Eid.

La tradición marca que en estas jornadas los niños sean agasajados, los adultos disfruten de volver a no ayunar y como colofón se suelen servir comidas algo saladas.

"Todavía falta un día para el Eid Ul Fitr y puedo decir que el negocio va bien, pero no se qué haremos después de la fiesta, porque todavía la situación económica es grave debido al bloqueo israelí y a la división política palestina", lamenta Taha.

En los últimos meses, las relaciones entre el movimiento nacionalista Al Fatah (que gobierna en Cisjordania) y el islamista Hamás (que controla Gaza) se han enconado, con el anunciado fracaso del gobierno de unidad formado en 2014 y arrestos de simpatizantes del movimiento rival en cada territorio.

Easa Heles, de 48 años y padre de seis hijos, explica que no importa si el progenitor tiene dinero o no; "tiene que hacer lo que esté en su mano para satisfacer a sus niños y comprarles ropa nueva y calzado así como darles dinero para que se puedan comprar juguetes".

Al igual que cientos de miles de habitantes de Gaza, este antiguo funcionario de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) que solía trabajar para las fuerzas de seguridad hasta que Hamás se hizo con el control de la franja en 2007, cree que "con la alta tasa de pobreza y desempleo, dudo que Gaza sobreviva sin nuestros salarios".

De acuerdo con los datos ofrecidos por organizaciones internacionales y palestinas la pobreza en Gaza afecta a más del 50 por ciento de la población y el desempleo habría alcanzado ya el 35 por ciento.

Expertos sugieren que el bloqueo israelí y la división política interna entre Hamás y Al Fatah son las principales razones de que Gaza, con 1,8 millones de habitantes, registre esas tasas.

Para desafiar el bloqueo, los palestinos construyeron miles de túneles en la frontera con Egipto para abastecerse de todo tipo de productos, incluidos comida, combustible y medicinas, pero en los últimos tres años fueron destruidos más del 80 por ciento de los subterráneos por Egipto, y también Israel en sucesivas operaciones militares.

Omer Shaban, economista de un instituto de investigación política, apunta a la división interna como primer factor de desestabilización económica y luego el bloqueo israelí.

"Durante la festividad del Eid Ul Fitr, los palestinos en Gaza deberían celebrar en lugar de estar sufriendo indefinidamente", manifestó Shaban, en alusión al hecho de que el bloqueo y la destrucción de túneles haya llevado a la económica en la franja al borde del abismo.

Por su parte, Hamás aseguró en un comunicado que el cierre de los pasos fronterizos y la destrucción de subterráneos "está ayudando a la ocupación israelí a aumentar su bloqueo y destruir la economía de Gaza", y advierte de que se producirá una "crisis humanitaria real pronto".

Temas relacionados