Comienza el "juicio del siglo" en Brasil

Corte Suprema de ese país iniciará juicio a 38 exministros, exdiputados, empresarios y banqueros involucrados en una presunta red de compra de votos en el Congreso.

El exministro José Dirceu.  / AFP
El exministro José Dirceu. / AFP

A partir de este jueves, la Corte Suprema de Brasil comienza el juicio a 38 exministros, exdiputados, empresarios y banqueros involucrados en una presunta red de compra de votos en el Congreso, orquestada por el Partido de los Trabajadores (PT), en el poder entre 2002 y 2005. Conocido como el “mensalão” (la gran mesada), este caso estuvo a punto de tumbar al gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva y puso en evidencia el pago de favores políticos a través de un complejo plan para comprar apoyos de la coalición en el Congreso, según explica la fiscalía. Lula fue excluido de la causa penal y a pesar del escándalo logró la reelección hasta 2010.

Sin embargo, su partido perdió dirigentes históricos y la bandera contra la corrupción que alzó desde su origen. Los 38 acusados deberán responder por peculado, lavado de dinero, corrupción y fraude, delitos por los que podrían purgar penas de hasta 45 años de prisión. El juicio involucra a dirigentes de larga data del PT, incluidos tres exministros: José Dirceu (de la Presidencia), Luiz Gushiken (de Comunicación) y Anderson Adauto (de Transportes), y casi una docena de excongresistas de cuatro partidos que conformaron la base aliada de Lula. El caso estalló en 2005, cuando el entonces diputado aliado Roberto Jefferson, molesto por una mala repartición del poder, reveló la existencia de un esquema de corrupción en el PT. No existe un cálculo de cuánto dinero pudo ser desviado, pero fueron “millones de reales”, según la fiscalía.

Este juicio deja en evidencia las debilidades del sistema político brasileño, como la financiación privada de las campañas y el costo de las alianzas para gobernar, pues ningún partido puede lograr por sí solo mayoría parlamentaria. “Lula ganó las elecciones, pero para gobernar necesitó armar una coalición con varios partidos que necesitaban dinero para pagar las deudas de la campaña y así se fusionaron dos problemas”, dijo a la AFP Carlos Felix de Melo, doctor en ciencias políticas y profesor de la Universidad de Minas Gerais.