Comienza juicio contra grupo de punk que critica a Putin

En una catedral cantaron canciones contra el presidente ruso.

Nadia Tolokónnikova, María Aléjina y Yekaterina Samutsévich se subieron en febrero al altar de la catedral del Cristo Redentor de Moscú a cantar contra el presidente ruso Vladímir Putin y su relación con la Iglesia ortodoxa. “Rezaban” al ritmo de la música por que Rusia fuera liberada de su mandatario. Este lunes comenzó el polémico juicio contra estas tres integrantes del grupo de música punk Pussy Riot, acusadas de vandalismo y de ofender a los religiosos. Las tres solicitaron al inicio del juicio más tiempo para poder analizar las 3.000 páginas de las actas de la investigación.

Los versos de las Pussy Rios han sido traducidas a varios idiomas y dicen así: “Madre de Dios, virgen, echa a Putin / echa a Putin, echa a Putin / Sotana Negra, galones dorados / todos los feligreses se arrastran para hacer una reverencia / en los cielos hay un fantasma de la libertad / El orgullo gay ha sido encadenado y enviado a Siberia / El jefe del KGB, su santo jefe / lleva a los que protestan vigilados al calabozo / Para no ofender a su Santidad, las mujeres deben parir y amar / (son) la mierda, mierda, mierda de Dios”. Ver Video

Los testimonios recogidos en el acta de acusación indican que las personas que estaban en el templo neutralizaron a las Pussy Riot y las echaron, tras despojarlas de sus máscaras. El texto afirma que las mujeres actuaron de forma organizada y premeditada, movidas por el odio religioso, e infligieron “grandes sufrimientos” a los creyentes. La acusación habla de “blasfemia”, “sacrilegio” y “ataque al carácter sacramental del secreto eclesiástico”. Mark Feigin, el abogado de las Pussy Riot, alega que estos términos no están tipificados en el código penal de la Federación Rusa, que oficialmente es un Estado laico.

El acto de las mujeres fue una protesta contra las tendencias autoritarias cada vez mayores en el país, señalaron las acusadas en una declaración leída en el juzgado.Pussy Riot es una banda política que hace uso de su libertad de expresión, indicaron las músicas, que cumplen casi cinco meses en prisión.

El abogado de las punkeras dice que el acta de acusación refleja una realidad política, no jurídica ni penal”. “Todas las invocaciones a la esfera metafísica, religiosa y moral son intentos artificiales de forzar la existencia de delito, pero hay que saber algo de religión y filosofía para lograr un texto convincente”, añade. Feigin dice que el juez le ha rechazado 35 testigos que había propuesto, entre ellos el patriarca Kiril. Los testigos de la acusación son la limpiadora, el vigilante, el seminarista y todos ellos acreditan su condición de fervientes cristianos e informan de que fueron bautizados y, en algún caso, de que guardan el ayuno. 

Las jóvenes pueden ser condenadas a un máximo de 7 años de prisión. El incidente pudo zanjarse con una multa, un arresto o una pena de trabajos sociales, pero se ha convertido en un pulso entre el sistema representado por Putin y los defensores del Estado laico. Además, varios artistas de otros países y organizaciones de derechos humanos dicen que el juicio es una farsa para asustar a la oposición y han salido en defensa de la libertad de expresión para exigir la inmediata liberación de las artistas. Las Pussy Riot han sido declaradas prisioneras de conciencia por Amnistía Internacional.

 

últimas noticias