Comienzan a cerrar mesas de votación en Venezuela por regionales

Todo indica que el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) mantendrá el control en la mayoría de los 23 estados.

EFE

Los centros de votación en Venezuela comenzaron a cerrar este domingo, en unos comicios en los que los ciudadanos votaron para elegir a los gobernadores de los 23 estados del país y que estuvieron marcados por el delicado estado de salud del presidente Hugo Chávez, operado de un cáncer en Cuba.

"En este momento corresponde, como manda la ley, hacer el cierre de las mesas electorales", dijo la rectora del Consejo Nacional Electoral (CNE), Sandra Oblitas, añadiendo que sólo quedarán abiertos aquellos colegios donde queden votantes en las colas e instando a los venezolanos a esperar los resultados "en calma"

El oficialismo aspira a una amplia victoria y la oposición se juega el liderazgo de Henrique Capriles, en un clima de incertidumbre por el delicado estado de salud del presidente Hugo Chávez, operado en Cuba de cáncer.

Todo indica que el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) mantendrá el control en la mayoría de los 23 estados -actualmente gobierna en 15- y todos los ojos están puestos en los ricos y populosos estados opositores de Miranda (norte, abarca parte de Caracas) y el petrolero Zulia (noroeste).

Las elecciones están marcadas por la posibilidad de que Chávez no pueda reasumir sus funciones el 10 de enero, tras ser reelecto en octubre, y deban convocarse elecciones presidenciales en un plazo de 30 días.

En su último parte divulgado este domingo, el gobierno dijo que Chávez, de 58 años, sigue evolucionando de manera "positiva" y ya empezó a gobernar, tras la intervención el martes en La Habana, la cuarta desde que le fue detectado el cáncer en junio de 2011.

Capriles, que podría ser el candidato en unas nuevas presidenciales tras perder en octubre contra Chávez, se juega este domingo su reelección y su liderazgo opositor en el populoso estado Miranda.

Poco antes del cierre de los colegios, la jornada transcurría sin incidentes bajo la vigilancia de 141.000 efectivos de las fuerzas de seguridad, y según pudo constatar AFP en varios colegios la asistencia era mucho menor que a la misma hora en las presidenciales de octubre, en las que votó un 81% del electorado.

En su centro de votación en la acaudalada urbanización de Las Mercedes, en Caracas, Capriles, el líder opositor que más votos ha obtenido frente a Chávez en unos comicios (44% frente a 55%), instó a los venezolanos a votar.

"Dejar de votar puede resultar muy costoso", arengó el gobernador, de 40 años y en el cargo desde 2008.

Entre los presentes, la electora Julieta Camejo abogó porque la oposición "luche hasta el final".

"Creo que nos han hecho fraude (en las presidenciales). La oposición es una mujer golpeada que sigue con el marido, pero mi deber es votar por mi país", dijo a la AFP.

En la barriada caraqueña de Petare, el rival de Capriles, el exvicepresidente Elías Jaua, se felicitó por su parte por la movilización "de la maquinaria bolivariana".

"Ha sido perfecta en todo el estado (de Miranda), quiero felicitarlos pero a la vez exhortarlos a redoblar la marcha en las próximas horas", dijo Jaua al votar.

Antes de partir a La Habana, Chávez designó al vicepresidente Nicolás Maduro su sucesor en caso de que no pueda reasumir sus funciones para gobernar seis años más el 10 de enero, fecha constitucional de la toma de posesión.

En ese caso, Maduro asumiría la presidencia temporal y sería el candidato del oficialismo en los comicios que deberían celebrarse en un plazo de 30 días.

Maduro instó el domingo a sus compatriotas a ir a votar para "no quedar mal" con Chávez, y de inmediato fue reprendido por el rector del Consejo Nacional Electoral (CNE), Vicente Díaz, por "promover la candidatura y la oferta electoral del gobierno nacional".

"Si él (Chávez) ha pedido que votemos para que aquí haya un cambio y ve que se hace realidad, yo creo que se va a sentir motivado y va a mejorar", aseguró Adelsi Milano, un técnico eléctrico de 48 años, antes de votar en Petare.

El mandatario, que ha monopolizado la política venezolana desde que llegó al poder en 1999, por primera vez no participó apoyando a sus candidatos en esta campaña.

Las encuestas, muy dispares en Venezuela, apuntaron en los días previos a una victoria de la oposición en Miranda -donde Chávez ganó no obstante en las presidenciales por unos 7.000 votos de diferencia- y Zulia, cuyo gobernador, Pablo Pérez, busca la reelección frente a Francisco Arias Cárdenas, que lideró con Chávez un fallido golpe de Estado en los años noventa.

Otro feudo opositor es Carabobo (norte), la tercera entidad más poblada, donde se halla el polo industrial de Valencia y Puerto Cabello.

En las anteriores regionales de 2008, la oposición ganó en esos tres estados, además de Nueva Esparta y Táchira. Después, obtuvo Lara y Amazonas por gobernadores chavistas que se cambiaron de bando.

Un estado, Monagas, es independiente luego de que su gobernador abandonara las filas del oficialismo.

La oposición acude a la cita con candidatos escogidos en primarias organizadas en febrero por la coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Además de gobernadores, se elegirán 237 diputados de consejos regionales.

Los resultados serán publicados unas tres horas después del cierre de las urnas y sólo cuando la tendencia sea irreversible, según el Consejo Nacional Electoral (CNE).