Concluye sin éxito tercera votación para elegir al presidente italiano

Ante la imposibilidad de alcanzar la mayoría de votos fueron muchos los que optaron por votar en blanco, con la mira puesta en el cuarto escrutinio.

Silvio Berlusconi (c), participa en la primera votación durante la sesión conjunta del Parlamento para la elección del presidente italiano/ EFE
Silvio Berlusconi (c), participa en la primera votación durante la sesión conjunta del Parlamento para la elección del presidente italiano/ EFE

Ninguno de los candidatos logró este viernes en la tercera votación en el Parlamento italiano la mayoría de dos tercios requerida para ser elegido presidente de Italia en sustitución de Giorgio Napolitano, cuyo mandato finaliza el próximo 15 de mayo.

De los 1.007 electores que tienen derecho a participar en la votación, que se desarrolla en secreto, 250 respaldaron al jurista Stefano Rodotà; 34 al ex primer ministro Massimo D'Alema; 22 al también exjefe del Gobierno Romano Prodi, y hubo 465 papeletas en blanco, mientras que el resto quedaron repartidas entre otros candidatos.

La ronda concluyó sin un vencedor, como estaba previsto dado el desacuerdo que reina entre los partidos, sobre todo después del cambio de estrategia del Partido Demócrata (PD), que este viernes designó a su nuevo candidato, el ex primer ministro Romano Prodi, en lugar del exsindicalista Franco Marini.

Ante la imposibilidad de alcanzar la mayoría de dos tercios (672 votos) fueron muchos los que optaron por votar en blanco, con la mira puesta en el cuarto escrutinio, a partir del cual el número de votos requerido para ser designado Jefe del Estado se reduce y pasa a ser una mayoría absoluta (504 preferencias).

La decisión del PD de decantarse por Prodi fue adoptada tras sendos fracasos registrados en los escrutinios de este jueves y con el fin de reconstruir la unión en el seno del partido, que se había fracturado con la designación de Marini como candidato de forma consensuada con el "gran rival", el conservador Pueblo de la Libertad (PDL), de Silvio Berlusconi.

Con este movimiento, el PD cambió los equilibrios hasta ahora pactados, abriendo nuevos escenarios para el resto de fuerzas, ya que el PDL y sus aliados de la Liga Norte rechazan apoyar a Prodi, "bestia negra" de Berlusconi, al que derrotó en el pasado en la carrera a primer ministro.

Los seguidores de Berlusconi se mostraron dispuestos a votar a la actual ministra de Interior Annamaria Cancellieri, propuesta a última hora para la cuarta ronda por el partido Elección Cívica, del primer ministro en funciones Mario Monti, que hasta ahora había apoyado a Marini.

Con todo, el PDL convocó una reunión de sus líderes para designar su línea de acción de cara a la cuarta votación.

En este constante tira y afloja y continuos movimientos entre los partidos para lograr conquistar la jefatura del Estado, los únicos que, por el momento, siguen firmes en sus intenciones son los miembros del Movimiento 5 Estrellas (M5S), del cómico Beppe Grillo, que desde el inicio apoyan a su propio candidato, el jurista Stefano Rodotà.

La formación reiteró su intención de votar en la tercera y en la cuarta votación a Rodotà, elegido candidato en una especie de 'primarias' en la que participaron los militantes del partido a través de internet, aunque desde el PD se espera que Prodi pueda llegar a arañar alguno de esos votos.

El PD cuenta con 430 electores, mientras que el centroizquierda, contando con sus aliados de Izquierda, Ecología y Libertad (SEL), que rechazó a Marini pero ha aceptado apoyar a Prodi a partir de la cuarta votación, suma 496 votos.

De este modo, al PD debería encontrar solo ocho votos más para alcanzar la mayoría absoluta de 504 exigida a partir de la cuarta ronda.  

Temas relacionados
últimas noticias

¿Qué está pasando con los jueces de Perú?

¿Hijos o mascotas?