Conexiones de Al Qaeda con muerte del embajador de EE.UU en Libia

Los vínculos se habrían crearon con grupos terroristas egipcios.

Un hombre armado frente al consulado estadounidense en Bengasi el día en el que murió el embajador de EE.UU. en Libia. Foto: AFP
Un hombre armado frente al consulado estadounidense en Bengasi el día en el que murió el embajador de EE.UU. en Libia. Foto: AFP

El ataque al consulado de EE.UU. en Bengasi en el que murieron cuatro estadounidenses fue realizado por militantes relacionados con el egipcio Muhammad Jamal Abu Ahmad, que tiene conexiones con Al Qaeda, y que ha instalado varios campos de entrenamiento en Libia, indicó The Wall Street Journal.

El diario, que cita como fuente a funcionarios estadounidenses, señala que las agencias de inteligencia de EE.UU. llevaban siguiendo a Ahmad desde hacía meses, tras su liberación el pasado año de una cárcel en Egipto, donde estuvo preso desde 2000.

Ahmad, egipcio de 45 años, estaría intentando crear su propia red terrorista "Jamal" y tendría contactos con el actual líder de Al Qaeda, Ayman al-Zawahiri, a quien conoció cuando éste último lideraba la Jihad Islámica de Egipcio.

De acuerdo a los funcionarios de EE.UU., Ahmad habría propuesto lanzar una rama libia de Al Qaeda a Al Zawahiri y para ello habría logrado financiación del ala yemení de Al Qaeda.

Estados Unidos considera a Ahmad como uno de los líderes terroristas que han aprovechando la debilidad de algunos de los recientes regímenes democráticos tras la Primavera Árabe para extender su radio de acción.

Según la investigación puesta en marcha por EE.UU. junto con las autoridades libias para esclarecer el ataque el 11 de septiembre pasado en Bengasi, ya se han identificado algunos de los atacantes que se cree pertenecen a la red de Ahmad.

Asimismo, señalaron que también estuvieron presentes militantes afiliados con otros grupos terroristas como el grupo local Ansar al Sharia y Al Qaeda en el Magreb Islámico, originado en Argelia.

En el atentado falleció el embajador estadounidense en Libia, Christopher Stevens, el funcionario diplomático Sean Smith y los exmilitares Tyrone Woods y Glen Doherty.

En un principio, la Administración Obama aseguró que lo ocurrido había sido producto de las "violentas protestas" que se habían desatado en Bengasi a raíz de un video producido en EE.UU. que ridiculiza al islam.

Pero, posteriormente, ha matizado sus explicaciones y la pasada semana la Oficina del Director Nacional de Inteligencia de EE.UU. aseguró que "algunos de los involucrados en el ataque terrorista estaban vinculados a grupos afiliados o simpatizantes de Al Qaeda".