Conferencia de Paz urge al fin de ETA y a la apertura de un diálogo

Los negociadores internacionales le pidieron al grupo terrorista español un "cese de toda la acción armada".

Negociadores internacionales y políticos vascos reunidos en la Conferencia de Paz de San Sebastián pidieron este lunes a ETA el "cese definitivo de toda acción armada", convencidos de que aceptará en los próximos días, y un diálogo con España y Francia.

"Llamamos a ETA a hacer una declaración pública del cese definitivo de toda acción armada y a pedir conversaciones con los gobiernos de España y Francia para tratar exclusivamente las consecuencias del conflicto" vasco, afirmó el ex primer ministro irlandés Bertie Ahern al término de la reunión.

"Si dicha declaración se produce, urgimos a los gobiernos de España y Francia a aceptarla" y a abrir un proceso de diálogo, agregó Ahern, leyendo la declaración final de la Conferencia.

El ejecutivo español indicó en un comunicado de su portavoz José Blanco que "no hace valoraciones sobre la celebración de la Conferencia de San Sebastián ni tampoco sobre su contenido". "El Gobierno no ha formado parte ni de la organización ni ha participado en su desarrollo", recordó.

"El Gobierno reitera que lo que debe hacer la banda terrorista ETA es abandonar definitivamente la violencia sin más. Eso es lo que reclama la sociedad española y lo que el Gobierno quiere también trasladar a los ciudadanos", agregó el comunicado.

El llamamiento a poner fin a más de 40 años de atentados llega en un contexto considerado propicio por el creciente debilitamiento de la organización armada independentista vasca ETA y por la cercanía de las elecciones legislativas del 20 de noviembre en España, en las que la izquierda independentista vasca espera entrar en el Parlamento de Madrid.

Los participantes de la reunión tienen confianza en que ETA acepte ahora sus propuestas, en un anuncio que debería producirse en los próximos días, aseguró a la AFP una fuente del Partido Nacionalista Vasco (PNV), principal fuerza política de la región e impulsor de este encuentro.

"La decisión final (de ETA) está tomada" y esta Conferencia "es la escenificación que da paso a esa decisión final", aseguró la fuente que pidió el anonimato, precisando sin embargo que aunque acepte dejar las armas ETA no anunciará su disolución.

El anuncio del fin es en su opinión inminente. "Esta semana es cuando tiene que decirlo", aseguró.

Se repetiría así el mismo esquema seguido en 2005 por el IRA en Irlanda del Norte, que pese a renunciar a la violencia nunca oficializó su desaparición.

Encabezado por el ex secretario general de la ONU Kofi Annan, el grupo de negociadores internacionales contó con la presencia de tres figuras del proceso de paz norirlandés: Bertie Ahern, el líder del Sinn Féin Gerry Adams y el ex negociador británico Jonathan Powell.

La ex primera ministra noruega Gro Harlem Brundtland y el ex ministro francés de Interior Pierre Joxe completaron la lista de personalidades internacionales que se reunieron durante horas a puerta cerrada con representantes de la política y la sociedad vasca en el Palacio Aiete de San Sebastián.

Ahora, para que su anuncio sea válido, ETA "tendrá que mencionar que asume todos y cada uno de los postulados" de esta declaración final, subrayó la fuente del PNV, confiado en que la situación es propicia.

"No viene Kofi Annan y toda esta gente si no hay un compromiso de que esto sale" adelante, afirmó.

Sin embargo, la organización armada debe tener claro que la solución propuesta por la Conferencia "no incluye ninguna contrapartida política", es decir, que no habrá amnistía para los presos de la organización ni reconocimiento del derecho a la autodeterminación, precisó.

Sí serían posibles, no obstante, concesiones como el acercamiento de sus presos a cárceles del País Vasco.

En su declaración final, la Conferencia pidió asimismo que "se tomen pasos importantes para promover la reconciliación, reconocer, compensar y ayudar a las víctimas" de ETA y para "reconocer el daño que se ha hecho e intentar curar heridas personales y sociales".

Considerada organización terrorista por la Unión Europea y por Estados Unidos, ETA es responsable de la muerte de 829 personas en más de 40 años de atentados por la independencia del País Vasco.

Muy debilitada por los duros golpes policiales, lleva desde agosto de 2009 sin cometer atentados en territorio español. El 10 de enero anunció un alto el fuego permanente, general y verificable por la comunidad internacional, sin embargo, no ha mencionado hasta ahora una posible entrega de armas o disolución.

Temas relacionados

 

últimas noticias