Conflicto en Siria mató a más de 700 médicos y enfermeros

La guerra ha dejado ya más de 280.000 muertos y ha obligado a millones de personas a abandonar sus hogares.

Más de 700 médicos y trabajadores sanitarios han muerto en Siria desde el inicio del conflicto hace cinco años, anunció este martes Naciones Unidas, que también está investigando el reclutamiento de centenares de menores por grupos islamistas.

El presidente de la Comisión de Investigación de la ONU sobre los Derechos Humanos en Siria, el brasileño Paulo Pinheiro, denunció en un discurso en Ginebra los bombardeos aéreos contra hospitales y clínicas.

"Mientras que el número de víctimas civiles aumenta, el de las instalaciones hospitalarias y del personal médico se reduce, lo que limita todavía más el acceso a la atención sanitaria", se lamentó Pinheiro.

Además, destacó que "más de 700 médicos y trabajadores sanitarios murieron en ataques contra hospitales desde el inicio del conflicto".

La guerra en Siria se desencadenó en marzo de 2011 tras la represión por parte del régimen de Bashar al Asad de manifestaciones prodemocráticas.

En un primer momento, los rebeldes se oponían a las fuerzas del régimen, pero, con el paso del tiempo, el conflicto se complicó por la implicación de yihadistas extranjeros y de actores regionales e internacionales.

El enfrentamiento ha dejado ya más de 280.000 muertos y ha obligado a millones de personas a abandonar sus hogares.

Pinheiro también afirmó que la comisión que él preside está investigando el reclutamiento de los menores de 15 años por grupos yihadistas en la provincia de Idleb (norte).

"La comisión está preocupada por las informaciones (...) según las cuales el Frente Al Nosra y otros grupos afiliados a Al Qaida habrían reclutado a centenares de niños menores de 15 años en Idleb", dijo.

La semana pasada, la Comisión de Investigación sobre Siria, puesta en marcha por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, acusó al Estado Islámico de seguir cometiendo un "genocidio" contra los yazidíes, una minoría kurdohablante también presente en Irak.

"Asimismo, la comisión detectó numerosas violaciones contra otros grupos étnico-religiosos y seguimos investigando los crímenes del ISIS [acrónimo en inglés del grupo Estado Islámico] contra los alauitas, asirios, cristianos, chiitas y sunitas que rechazan su ideología", prosiguió Pinheiro.

Temas relacionados