Conservadores de EE.UU. realizan reunión anual con la vista puesta en elecciones de 2016

Miles de militantes de todo el país acudieron con el objetivo de evaluar a los candidatos republicanos, declarados o no, para las elecciones presidenciales de 2016.

 En la gran cita de los conservadores estadounidenses, reunidos en su convención anual cerca de la capital, los demócratas Barack Obama y Hillary Clinton fueron este jueves los blancos preferidos, aunque el moderado Jeb Bush también recibió críticas, señal de tensiones entre los republicanos. Miles de militantes de todo el país acudieron con el objetivo de evaluar a los candidatos republicanos, declarados o no, para las elecciones presidenciales de 2016.

Los electores tendrán la oportunidad de conversar con sus líderes en sesiones de preguntas-respuestas y tablas redondas. Este jueves, el gobernador de Nueva Jersey, Chris Cristie, y el senador de Texas Ted Cruz cautivaron al público con sus discursos, pregonando la derogación de la ley de atención médica conocida como "Obamacare" o la necesidad de que el país tenga una dirección presidencial fuerte.

Esta gran reunión normalmente ya es una parada obligada de todas las figuras más destacadas del Partido Republicano. Pero un año antes de la elección presidencial, este encuentro adquiere otra dimensión, pues la carrera por la Casa Blanca ya está en marcha."2016 parece anunciarse como una carrera con muchos candidatos", señaló Ted Cruz ante una sala llena, para luego desmarcarse de sus adversarios demócratas y otros aspirantes republicanos.

El senador de Texas se ha labrado muchos enemigos dentro de su propio partido en los últimos años con su postura particularmente dura, acusado especialmente de haber favorecido al gobierno a finales de 2013 durante una pulseada sobre el presupuesto en el Congreso.

Figura del Tea Party, se ha mostrado también en desacuerdo con sus colegas republicanos sobre varios temas. Pero para Ted Cruz, precisamente, el próximo candidato republicano a la presidencia tendrá que ofrecer un serio pedigrí conservador. "Los actos son más elocuentes que las palabras. Deben buscar personas que actúen", dijo, señalando que los verdaderos conservadores están "en las trincheras".

"La corrupción de Washington”

Chris Christie no dudó tampoco en lanzar dardos contra sus colegas republicanos, especialmente a Jeb Bush, hijo y hermano de expresidentes y que lidera la lista de presidenciables. El gobernador de Nueva Jersey criticó las opiniones a favor de la inmigración de Jeb Bush, diciendo que el exgobernador de Florida "se equivoca de prioridad" en un Estados Unidos donde los salarios no aumentan.

"Hay tantas cosas ridículas, en especial las que surgen de la Casa Blanca. Alguien debería decirles que es hora de que se callen", dijo Christie, cuya popularidad se ha desplomado en los últimos meses.Jeb Bush hablará el viernes ante los militantes de la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC), que se prolongará hasta el sábado en Oxon Hill.

Otro de los temas favoritos abordados por los oradores fue Hillary Clinton, considerada ya por todo el mundo como la candidato designada por los demócratas a la presidencia."A diferencia de la señora Clinton, sé que volar es una actividad, no un logro. Señora Clinton, por favor, díganos algún logro", se burló Carly Fiorina, exdirectora ejecutiva de Hewlett Packard, en referencia irónica a los muchos viajes al exterior de Clinton cuando fue secretaria de Estado.

Ted Cruz también arremetió contra la exprimera dama, al considerar que "personifica la corrupción de Washington". La convención contó también este jueves con oradores como los senadores Rand Paul y Marco Rubio, quienes tampoco ocultan su deseo de pelear por la nominación republicana. Los participantes podrán votar por su candidato preferido en un sondeo que, aunque no tiene valor legal, sirve para medir la temperatura de la contienda. El año pasado fue el senador Rand Paul quien llevó la ventaja con 31% de las preferencias.

Además de las reuniones con los posibles candidatos, los conservadores también podrán asistir a conferencias sobre temas como "¿El Islam y la democracia pueden coexistir?" o "Las mentiras de la izquierda".