Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 3 horas

Corea del Norte, desde el televisor

Informes sobre la fortaleza de su Ejército y un manual de periodismo escrito por el anterior líder, Kim Jong-il. Así se informan los norcoreanos.

Soldados norcoreanos practican tiro con la imagen del ministro de Defensa de Corea del Sur, Kim Kwan-jin. / AFP
Soldados norcoreanos practican tiro con la imagen del ministro de Defensa de Corea del Sur, Kim Kwan-jin. / AFP

Las tropas de Corea del Norte corren por las explanadas en medio de una lluvia de explosivos que levantan tierra y polvo a su alrededor. Ningún soldado cae. Siguen corriendo con sus fusiles al hombro y la bandera del país en la mano. También saltan rejas de alambre de púas dando un giro en el aire y aterrizan como si apenas parpadearan. Mientras unos corren, otros van cayendo lentamente en paracaídas y a sus espaldas las baterías de misiles disparan más rápido que cualquier metralleta y generan una gran nube de explosiones que difícilmente dejarán a una hormiga viva en el blanco. Son el ejército invencible.

Es un resumen a grandes rasgos de uno de los informes emitidos por los noticieros nocturnos de Corea del Norte, imágenes de sus soldados realizando hazañas a la altura de Rambo, a pesar de que Rambo sea ficción. Las imágenes van acompañadas de mensajes que apuntan al orgullo nacional y a la enorme capacidad de las fuerzas para defender la patria.

Otro informe muestra a un joven norcoreano soñando, mientras un misil atraviesa la tierra y se ve de fondo la bandera de Estados Unidos en llamas y los escombros de alguna ciudad enemiga que osó desafiar a Corea del Norte. De fondo, la melodía lenta de la canción We Are the World. Eso es lo que los norcoreanos ven en la televisión, son las noticias que por estos días le dicen a un país que, en caso de entrar en una guerra con sus vecinos del sur, serán necesarios sólo tres días para acabar con el enemigo. También los noticieros publicaron los más recientes entrenamientos de tiro de sus soldados y de adiestramiento de perros, voraces pastores alemanes dispuestos a sacrificar su vida en honor del líder Kim Jong-un. En ambos casos, los objetivos tenían el rostro de Kim Kwan-jin, el ministro de Defensa de Corea del Sur.

La tensión de las últimas semanas en la península de Corea es conocida por los norcoreanos, pues han estado al tanto de lo que publican los canales de televisión y los diarios locales, todos controlados por el Partido de los Trabajadores, el único partido, con Kim Jong-un a la cabeza. Los periodistas informan de acuerdo con el manual de ética escrito por el fallecido Kim Jong-il, anterior líder máximo y padre del actual. Titulado El gran maestro de los periodistas, el libro explica cómo abordar la realidad de la gran nación, así como el deber de fotografiar a las autoridades, en especial su imagen, con “alta conciencia patriótica”.

Cuando los noticieros emiten informes acerca de la “decadencia occidental”, un responsable aviso anuncia que la imágenes que serán mostradas a continuación podrían herir la sensibilidad de la audiencia.