Corea del Sur advierte "enérgica" represalia a Corea del Norte

Corea del Norte se declaró en "estado de guerra".

La presidenta Park Geun-hye. Foto: EFE
La presidenta Park Geun-hye. Foto: EFE

La presidenta del Corea del Sur, Park Geun-hye, alertó este lunes sobre la posibilidad de una "enérgica" represalia a cualquier provocación por parte de Corea del Norte, después que el gobierno de Pyongyang declaró encontrarse en "estado de guerra" con Seúl.

En una reunión con altos oficiales de las Fuerzas Armadas y el Ministro de Defensa, Kim Kwan-jin, Park dijo que se toma "muy en serio" la diaria serie de amenazas provenientes del Norte.

"Creo que debemos realizar una represalia enérgica e inmediata, sin ninguna otra consideración política si (Corea del Norte) protagoniza cualquier provocación contra nuestro pueblo", dijo. Park, una política conservadora que defendió una relación de compromiso cauteloso con el Norte durante su campaña electoral, pasó a adoptar una línea más dura desde que asumió el poder en febrero, poco después que Corea del Norte condujo su tercera prueba nuclear.

Las tensiones militares entre las dos naciones han experimentado un alza dramática en las últimas semanas, en las que Corea del Norte aumentó su retórica belicista contra Corea del Sur y Estados Unidos. En protesta por las maniobras militares conjuntas realizadas por Corea del Sur y Estados Unidos, el gobierno del norte declaró nulo que el armisticio que interrumpió la guerra de Corea en 1953, y llegó a amenazas con un "ataque nuclear preventivo" contra blancos surcoreanos y estadounidenses.

El sábado, el gobierno anunció formalmente que se encontraba en "estado de guerra" con Corea del Sur.Los gobiernos de Corea del Sur y Estados Unidos ya alertaron a Pyongyang sobre las severas repercusiones que tendrá cualquier agresión.

Washington envió a la región sus bombarderos B-52 y B-2, con capacidad de cargas armas nucleares, así como cazas furtivos F-22.

 

últimas noticias

El mundo en 2018: Lo que dejó el año que pasó

El mundo en 2018: el año de los populistas