Corte federal de EE.UU. retira prohibición del matrimonio gay en Virginia

En Estados Unidos, el matrimonio entre homosexuales está reconocido en 19 estados y en el Distrito de Columbia.

Un tribunal federal de apelaciones de Virginia declaró este lunes inconstitucional la prohibición que existía sobre los matrimonios entre personas del mismo sexo en ese estado estadounidense.

Los tres jueces del tribunal de apelaciones con sede en Richmond, en el estado de Virginia, fallaron por dos votos contra uno a favor del derecho constitucional de los gays y las lesbianas a contraer matrimonio, decisión que aún puede ser apelada ante el Supremo por las autoridades del gobierno estatal.

"Reconocemos que el matrimonio entre homosexuales pone a algunas personas muy molestas", dijo el juez Henry Floyd, designado inicialmente como juez de distrito por el expresidente estadounidense, George W. Bush, y posteriormente promovido como integrante de la corte de circuito por el presidente Barak Obama.

Sin embargo, reafirmó Floyd, la inercia o la aprehensión de algunos "no pueden servir de base legítima para denegar la unión entre personas del mismo sexo ante el principio de la igualdad de protección ante la ley".

La resolución de Virginia también legaliza la unión de las parejas de homosexuales que se hayan casado en otros estados.

Dada la jurisdicción de este tribunal de apelaciones, la medida a favor de la unión entre homosexuales afecta también, además de Virginia, a los estados de Maryland, Carolina del Sur y del Norte.

La decisión no se hará efectiva hasta dentro de 21 días, a la espera de que los jueces del distrito decidan si apelarán la resolución ante el Tribunal Supremo, algo que se da por seguro, con lo que esa máxima instancia judicial se espera que tenga que pronunciarse sobre este asunto como pronto a inicios de 2015.

Al igual que en anteriores casos en Utah y Oklahoma, el voto del panel de jueces de Virginia estuvo bastante dividido, como lo puso de manifiesto el juez Paul Niemeyer.

Niemeyer, que votó en contra, se mostró "totalmente en desacuerdo con la unión entre homosexuales" por considerar que no se le puede otorgar la misma protección constitucional que a los matrimonios tradicionales.

Más de 70 casos pendientes sobre matrimonios entre homosexuales en un total de 31 estados de EE.UU. aguardan una resolución judicial, algunos de los cuales tratan sobre los beneficios tras un divorcio o los derechos sucesorios.