Costa Rica refuerza seguridad en frontera con Panamá para evitar ingreso de migrantes

El drama de la migración toca ahora a Costa Rica. El país quiere evitar que más de 2.000 haitianos y africanos ingresen a su país, en su recorrido hacia Norteamérica.

Referencia / Archivo EFE.

Costa Rica reforzará la vigilancia en su frontera con Panamá para evitar el ingreso de migrantes indocumentados, ante la presencia de más de 2.000 africanos y haitianos en su territorio que intentan llegar a Estados Unidos y Canadá, informó el gobierno este miércoles.

La decisión fue adoptada en una sesión del Consejo de Gobierno ante informes de que ocho de estos migrantes murieron a orillas del sureño Lago Cocibolca de Nicaragua cuando intentaban ingresar a ese país. Este miércoles se dio a conocer la muerte de otras dos personas en condiciones similares.

"El gobierno de Costa Rica incrementará el control policial de la frontera sur para evitar el ingreso de migrantes irregulares, someterá a procesos de deportación a quienes sean sorprendidos en el territorio nacional sin haber regularizado su condición migratoria, y fortalecerá la acción humanitaria de quienes ya están con documentación expedida por nuestras autoridades migratorias", señaló un comunicado de la presidencia.

Centenares de migrantes invadieron terrenos cerca del puesto fronterizo de Peñas Blancas, con Nicaragua, donde viven en tiendas de campaña sobre el suelo fangoso por la lluvia, mientras otros están en campamentos organizados por el gobierno costarricense.

Unos 2.500 personas de Haití y de varios países africanos permanecen varados en Costa Rica tras iniciar su trayecto migratorio en Suramérica, ante la negativa de Nicaragua de permitirles pasar por su territorio.

El ministro costarricense de Comunicación, Mauricio Herrera, explicó que quienes ingresaron al país sin pasar por el control fronterizo podrán recibir un permiso para permanecer 25 días si se acercan a Migración a regularizar su situación.

Indicó que la Cruz Roja y la Comisión Nacional de Emergencias buscarán lugares adecuados para instalar centros temporales de atención a los migrantes para reducir la aglomeración en Peñas Blancas.

"Este espacio cercano a la frontera con Nicaragua fue ocupado por centenares de migrantes y representa un peligro latente que se debe tener en consideración y atender de manera que garantice la seguridad de la población nacional y migrante", comentó Herrera.

Temas relacionados