Crece la tensión en Israel

El primer ministro israelí anunció que 1.500 soldados incrementaron las fuerzas en territorios ocupados. Los colonos también se arman para defenderse de los árabes.

El cuarteto para la paz de Oriente Medio (EE.UU., Rusia, Organización de Naciones Unidas y Unión Europea) se reunió ayer en Nueva York, en un último intento de persuadir a los palestinos de que vayan a las mesas de negociación y no presenten la petición para que Palestina sea reconocido como Estado miembro de la ONU el próximo 23 de septiembre. La solicitud se da en un momento de alta tensión en Oriente Medio y sea cual sea la decisión final podría generar más violencia. Israel alista sus fuerzas militares.

El enviado especial para el cuarteto de este territorio, Tony Blair, declaró ayer que la única manera de evitar los enfrentamientos entre Israel y Palestina es ir a la negociación directa entre ambas naciones y que se está trabajando en un marco de referencia que permita reanudar los diálogos de paz, congelados desde hace poco más de un año.

Sin embargo, tal como lo anunció el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), que presentará la solicitud ante la ONU, Mahmoud Abbas, la petición de que Palestina sea reconocido como Estado se da tras el insistente fracaso en los diálogos de paz. Abbas dijo que Palestina necesita ser reconocido en los diálogos para poder avanzar en las negociaciones.

La petición parece no tener marcha atrás y tanto iraelíes como palestinos se alistan para la violencia que podría desencadenar las decisiones que se tomen durante esta semana. Quienes más temen son los cerca de 500 mil colonos israelíes que viven en Cisjordania. Los colonos tienen sus propios servicios de seguridad, armamento y protección militar. En las últimas semanas han recibido material antidisturbios, gases lacrimógenos y granadas de sonido para protegerse frente a posibles asaltos de los palestinos, para quienes la principal condición para seguir los diálogos de paz es que Israel deje de construir asentamientos en su territorio, cosa a la que Israel se ha negado.

Netanyahu, el primer ministro de Israel, ha incrementado las fuerzas de ocupación con 1.500 soldados adicionales. La Liga de Defensa Judía, una organización francesa considerada terrorista en EE.UU. e Israel, anunció que enviaría a cerca de 50 miembros con amplia formación militar a los territorios ocupados para “ayudar en la defensa si los árabes atacan”.

Del lado palestino ha habido múltiples manifestaciones pacíficas en pro de que su territorio sea reconocido como Estado. Ayer, después de que el control fronterizo de Kalandia, entre Jerusalén y Ramala (capital administrativa de la Autoridad Palestina), fuera cerrado sin previo aviso, cerca de 100 ciudadanos tanto palestinos como israelíes se manifestaron en pro de la iniciativa palestina. Lo máximo que hicieron fue quemar neumáticos y lanzar bombas molotov.

Benjamin Netanyahu ha augurado que la posibilidad de que Palestina sea reconocido como Estado miembro de la ONU es nula. Esto se sabe desde que Obama anunció que EE.UU. vetará la solicitud en el Consejo de Seguridad. Lo que no es descartable es que Palestina sea reconocido como Estado no miembro en la Asamblea General, lo que le permitiría llevar las acciones israelíes que considera criminales ante tribunales internacionales.

Rodeado de países árabes convulsionados por las revueltas de los últimos meses, si se declara el Estado palestino Israel tendría a su lado un gobierno naciente en un territorio que durante décadas ha ocupado y encerrado. Esto, además de traerle posibles condenas por el bloqueo y la construcción de asentamientos judíos en suelo palestino, se sumaría a la crisis diplomática que vive la nación judía en la región —en el último mes Israel ha tenido que retirar sus embajadores de Turquía, Egipto y Jordania—.

Temas relacionados