Crisis entre Turquía e Israel

El embajador israelí fue expulsado de Ankara y los acuerdos militares entre ambos países quedaron suspendidos indefinidamente.

Turquía expulsó al embajador de Israel luego de que este país se negara a ofrecer disculpas por la redada a una flotilla que trataba de llegar al puerto de la franja de Gaza en 2010, operativo en el cual murieron ocho ciudadanos turcos y un norteamericano con ascendencia turca.

Así mismo, Turquía también anunció que suspendió todo acuerdo de cooperación militar entre los dos países, así como redujo su representación diplomática en Israel.

Los últimos acontecimientos en la crisis diplomática entre las dos naciones llega con la publicación del informe de las Naciones Unidas que fue ordenado luego del violento desenlace de la interceptación de la flotilla, que transportaba (al menos públicamente) ayuda humanitaria hacia la franja de Gaza. Israel ejerce un bloqueo naval por miedo de que al puerto de este territorio, controlado en su totalidad por Hamas lleguen armas utilizadas por el grupo palestino en su contra.
   
El reporte, redactado por una comisión integrada por Sir Geoffrey Palmer, exprimer ministro de Nueva Zelanda, y el expresidente Álvaro Uribe, arranca diciendo, según cita el diario The New York Times (que obtuvo una copia del documento de 150 páginas), que el bloqueo naval de Israel es legal y apropiado. Sin embargo, critica la fuerza excesiva empleada por los militares israelitas que abordaron la nave más grande la flotilla (Mavi Marmara, que navegaba con bandera turca) y que, en últimas, acabó con la vida de nueve civiles, un hecho que también condena el informe.

La comisión de Palmer y Uribe asegura que hay evidencia que sugiere que, si bien la mayoría de los pasajeros iban con intenciones pacíficas, un pequeño grupo sí presentó resistencia al abordaje por parte de las fuerzas de Israel y que, incluso, algunos podrían haber tratado de apuñalar a los soldados. Este grupo habría estado armado con cadenas, tubos y palos.

El documento avala el bloqueo naval de Israel al argumentar que es una medida defensiva contra una posible amenaza a la seguridad de este país, que asegura que al puerto de Gaza podrían llegar armas utilizadas por Hamas en sus ataques contra objetivos judíos. La comisión explica que, ya que el puerto no está acondicionado para recibir grande naves, el riesgo para el abastecimiento de comida o ayuda humanitaria es mínimo. 

Turquía ha asegurado que no reconoce las conclusiones del documento de la comisión, entre otras razones, porque esta no tuvo el poder de conducir una investigación apropiada (con entrevistas a los participantes de ambos bandos), sino que se basó exclusivamente en la información oficial entregada por los dos países.

De acuerdo con The New York Times, el reporte estaba finalizado hace meses, pero su publicación se había postergado en espera de que charlas diplomáticas entre Israel y Turquía compusieran las relaciones diplomáticas, cosa que no sucedió. El diario publicó la declaración de un funcionario israelí, quien asegura que las medidas emprendidas por Turquía son un movimiento político para lograr prominencia en el mundo árabe.

El documento será publicado oficialmente el viernes.

Temas relacionados