Crisis migratoria cambió la percepción de estadounidenses sobre la frontera: Obama

El presidente estadounidense también aseguró que en los últimos meses disminuyó drásticamente el número de menores de edad detenidos en la frontera.

La crisis humanitaria causada por la llegada de miles de menores de edad a la frontera sur de Estados Unidos cambió la percepción de los estadounidenses sobre esa región del país, dijo este jueves el presidente Barack Obama.

La situación concentró las atenciones "no porque haya representado un aumento sin precedentes en la inmigración" sino porque "cambió la percepción de los estadounidenses sobre lo que ocurre en la frontera", dijo.

El caso de los 61.581 menores de edad de México y Centroamérica arrestados desde octubre en la frontera sur por ingresar clandestinamente al país mostró de forma clara la necesidad de reformar el sistema migratorio, dijo el presidente. Por ello, añadió Obama, se torna fundamental "trabajar sistemáticamente en un problema específico, en un área bien definida de la frontera, y que estamos enfrentando de forma muy seria".

El presidente estadounidense saludó los avances concretos en el enfrentamiento de la crisis, pero reafirmó que adoptará medidas ejecutivas ante la inactividad del Congreso en esa materia. El Senado aprobó a mediados de 2013 un proyecto de reforma migratoria para regularizar los 11 millones de indocumentados, pero el Congreso, dominado por la oposición republicana, enterró la propuesta.

El Congreso tampoco aprobó los millonarios fondos de emergencia que Obama solicitó para enfrentar la oleada ilegal de niños en la frontera. "No tengo ninguna duda de que en la ausencia de una acción del Congreso, haré lo que pueda para que el sistema (migratorio) funcione mejor", dijo Obama a periodistas en la Casa Blanca, sin adelantar detalles de cuáles serían esas medidas. El mandatario apenas sugirió que una de esas iniciativas podría ser tornar disponibles "más jueces migratorios en la región" de la frontera sur.

Obama destacó que en los dos últimos meses disminuyó drásticamente el número de menores de edad detenidos en la frontera por ingresar ilegalmente al país. De acuerdo con números oficiales, entre octubre y julio más de 61.000 menores de edad sin acompañamiento de adultos fueron detenidos por los agentes fronterizos estadounidenses.

Las autoridades habían capturado a 10.579 menores en mayo y otros 10.628 en junio, pero la cifra cayó drásticamente a 5.508 en julio. "La buena noticia es que hemos comenzado a hacer progresos. Hemos visto que durante el verano el número de detenciones ha ido disminuyendo. Tal vez sea difícil de entender, pero esto es algo bueno, porque significa que son menos los que cruzan la frontera", dijo Obama.

Temas relacionados