Cristina Fernández: con los bienes parados

Las cuentas de la expresidenta argentina fueron congeladas.

Simpatizantes de la expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner. /EFE
Simpatizantes de la expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner. /EFE

Un día después de que Cristina Fernández se presentara ante un juez que la investiga por presuntas operaciones irregulares del Banco Central durante el final de su Gobierno, el juez federal argentino Claudio Bonadio ordenó congelar las cuentas bancarias de la expresidenta argentina hasta que acepte el embargo por 15 millones de pesos (un millón de dólares) que se le fijó al ser procesada en la causa conocida como “Dólar futuro”.

Bonadio ya había dictado la inhibición general de bienes de la expresidenta, una medida cautelar que afecta a todos los bienes inmuebles y muebles registrados, lo que impide que pueda venderlos o hipotecarlos. La nueva medida le imposibilita disponer de ese dinero hasta que cumpla con el embargo. La decisión fue notificada por el juez al Banco Central y a las entidades donde ella certifica tener cuentas bancarias en su declaración jurada.

La causa “Dólar Futuro” investiga la venta de futuros de dólar en el Banco Central durante el mandato de Fernández y se inició en 2015 tras una denuncia interpuesta por los entonces legisladores opositores Mario Negri, de la Unión Cívica Radical, que integra el oficialista bloque Cambiemos, y Federico Pinedo, actual presidente provisional del Senado de la Nación. Por eso, Bonadio decidió en mayo procesar y embargar a la exmandataria y a otros ex altos cargos de su Ejecutivo por el delito de “administración infiel en perjuicio de la administración pública, en el marco de la causa por el dólar futuro”.

La ex jefa de Estado, como el kirchnerismo en general, rechaza los cargos y alega que las pérdidas se produjeron debido a la devaluación ordenada por el Gobierno de Mauricio Macri, que tomó el cargo el pasado diciembre.

La fortuna de los Kirchner

De acuerdo con la prensa argentina, Cristina Fernández y sus funcionarios dejaron el poder más ricos que cuando llegaron. “Propiedades, vehículos, motocicletas, ahorros, sociedades, acciones, yates, bonos de YPF, son sólo parte de la riqueza de altos funcionarios K que finalizan su mandato el 10 de diciembre. El que menos incrementó su patrimonio lo hizo en $ 200.000. El mayor salto cuantitativo lo tuvo la propia Cristina: su riqueza declarada supera los $64 millones. No se incluyen allí los bienes millonarios que heredaron sus hijos”, explicaba a finales de 2015 Lucía Salinas en el diario El Clarín, muy crítico con los Kirchner.

“En 2003, cuando Néstor Kirchner asumió la Presidencia, el matrimonio declaró bienes por $6’851.810. La suma fue en ascenso hasta que sólo en un año, de 2007 a 2008, pasaron de $17 millones a $46 millones. Tras la sucesión de los bienes del ex presidente, la Mandataria declaró $39 millones, pero años después su incremento fue notorio: para 2012 superaba los $48 millones y se va del Gobierno con una declaración jurada de $64’629.891. En 12 años la riqueza de la Presidenta creció un 843,25%. Se insiste: no están allí los bienes ahora a nombre de sus hijos”, señala el periódico.

Fernández, que en los últimos tiempos ha denunciado ser víctima de una persecución, acusó a un sector del Poder Judicial de hostigamiento.

Temas relacionados