Cuba sale de la lista de países patrocinadores del terrorismo

Así lo confirmó el Departamento de Estado de Estados Unidos.

EFE

El gobierno de Estados Unidos retiró formalmente a partir de este viernes a Cuba de la lista del Departamento de Estado sobre países de que promueven el terrorismo, informó la cancillería estadounidense en una nota oficial.

"El plazo de 45 días de notificación al Congreso ha expirado, y el Secretario de Estado tomó la decisión final de rescindir la designación de Cuba como Estado Promotor del Terrorismo, que se torna efectiva hoy, 29 de mayo", expresó el vocero del Departamento de Estado, Jeff Rathke, en su nota.

De acuerdo con la cancillería, Estados Unidos mantiene "significativas preocupaciones y divergencias" con Cuba en diversos asuntos, pero que están "fuera de los criterios relevantes a la rescisión" de su designación para la polémica lista.

La salida de Cuba del listado -en que hacía compañía a Irán, Siria y Sudán- "refleja nuestra convicción de que Cuba reúne los criterios" para ser excluida.

Cuba, apuntó la nota, "no ha proporcionado ningún soporte al terrorismo internacional en los últimos seis meses" y además "ha proporcionado garantías de que no apoyara actos de terrorismo en el futuro".

La medida requerirá aún la publicación de la medida en el diario oficial estadounidense, el Federal Register, pero la cancillería en Washington dejó claro que la remoción de Cuba de ese listado se torna efectiva de inmediato.

Cuba había sido incluida esa lista en 1982, bajo el argumento de que servía de santuario a militares de la organización vasta ETA y ofrecía soporte a la guerrilla de las Farc.

¿Qué cambia ahora?

La salida de Cuba de la lista cerraría así un ciclo que se inició en 1982, cuando el país fue añadido al grupo. La justificación en ese momento era que Cuba servía de santuario a militantes de la organización vasca Eta y soporte a la guerrilla de las Farc.

“En los últimos años, sin embargo, la permanencia de Cuba en la lista se había tornado más y más difícil, ya que el país pasó a ser el principal agente y el escenario de las negociaciones de paz entre las Farc y el gobierno de Colombia”, explica Politico.

Al estar en la lista, La Habana se enfrentó durante 33 años a cosas como la prohibición para vender o exportar armas, controles en transacciones, la prohibición expresa de proporcionar ayuda económica y el bloqueo a préstamos financieros de instituciones internacionales.

Pero ¿que consecuencias tiene su salida? Lo primero podría ser la apertura de embajadas. El presidente cubano, Raúl Castro, afirmó la semana pasada que se podrá proceder a nombrar embajadores una vez Cuba salga de la lista.

Salir de la lista es una cuestión simbólica “que en política tiene importantes consecuencias intangibles y prácticas”, le aseguró al diario El País el politólogo Arturo López-Levy, cubano residente en EE.UU., pues ser considerado país patrocinador del terrorismo implica una larga serie de sanciones, como el bloqueo a cualquier intento de Cuba de obtener préstamos de instituciones financieras, como el Banco Mundial.

Por su ubicación y apoyos regionales, Cuba debería privilegiar el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), pero para ello tendría que volver a la Organización de Estados Americanos (OEA), lo que significaría a la vez ratificar la Carta Democrática Interamericana, algo a lo que no parece dispuesta La Habana. Visto lo cual, el BM parecería una opción más llevadera, pero Washington tiene esa llave.

“Ser eliminada de la lista también podría dar un mayor espacio para la negociación en temas bilaterales espinosos, como la base naval de Guantánamo o la renovación del acuerdo de extradición de 1904 que dejó de funcionar con la llegada de Fidel Castro al poder”, explica López-Levy.

Pero EE.UU. también se beneficia, pues “le permitiría al Gobierno coordinar mejor su política hacia la isla sin introducir ruidos y sanciones que dificultan la relación con sus propios aliados”, concluyen analistas.

Temas relacionados