Cuba se alista para recibir turistas de Estados Unidos

Este año la isla espera recibir tres millones de turistas. Los cubanos en el exilio jalonan la industria turística. Brasil, Argentina y Colombia, mercados que van en alza.

El Hotel Melia Marina Varadero, con 423 habitaciones, se encuentra  en una zona  con mil atraques y un paseo comercial de más de 10 mil metros cuadrados.
El Hotel Melia Marina Varadero, con 423 habitaciones, se encuentra en una zona con mil atraques y un paseo comercial de más de 10 mil metros cuadrados.

Pensando en que más temprano que tarde los ciudadanos de Estados Unidos puedan hacer turismo libremente en la isla, el gobierno cubano alista su infraestructura para una nueva etapa en su historia como uno de los destinos preferidos en este lado del mundo. Aunque México y República Dominicana siguen siendo sus grandes competidores en la región, Cuba se está consolidando como destino favorito de los canadienses, que buscan la calidez de sus playas y la hospitalidad de su pueblo a menos de tres horas de vuelo.

Y para estar a tono con los estudios de la Organización Mundial de Turismo (OMT), que muestran que se está dinamizando el turismo entre los países de la región, Cuba mostró los avances en la construcción de una marina en las playas de Varadero, con más de 1.000 atraques y un complejo con hotel, condominios, centros comerciales y campos de golf. Lo hizo en el marco de la 33 edición de la Feria Internacional de Turismo, que terminó hace poco y que tuvo a Brasil como país invitado.

Los cubanos están confiados en que las cadenas extranjeras que están presentes en la región ayuden a vigorizar su industria turística al entrar como multidestino de estas grandes empresas. “Sabemos que por el bloqueo no podemos salir a vender nuestra marca, pero las cadenas sí lo pueden hacer”, señaló el director de Desarrollo del Ministerio de Turismo, Alexánder Sierra, al finalizar la feria.

La industria turística movió en Cuba más de dos mil millones de dólares el año pasado en forma directa, sin contar con el efecto que produce en otros renglones de la economía y los empleos indirectos que genera. El turismo es el segundo renglón de la economía, después de la exportación de servicios en el área de medicina y biotecnología.

Por esta razón, la política estatal se está enfocando en explotar otras áreas del turismo diferentes al sol y playa que ha sido históricamente fuerte en la isla. Son conscientes de que hay una demanda de turismo más activa y están cambiando su portafolio para ofrecer ciudades históricas, caminatas ecológicas, buceo, careteo y un turismo más cercano a la naturaleza.

El tema del bloqueo es recurrente. Desde finales de los años 90, Cuba permitió la entrada a su país de grandes cadenas hoteleras españolas, como Meliá e Iberostar, que le permitieron abrirse al mercado internacional. De la mano de esas compañías el estado aprendió y ha intentado posicionarse como marca.

Pero lo que mostraron los cubanos en esta última feria, que se desarrolló en Varadero, evidencia que se preparan para la pronta caída del bloqueo: “No descartamos que esté cerca, son muchos años y se ha demostrado que no funciona”, dijo el funcionario del ministerio al explicar que más de una docena de proyectos de inversión en campos de golf y complejos hoteleros dirigidos a turistas de alto poder adquisitivo comprueban su intención de seguir en ese proceso de apertura.

No es casual que hace apenas 15 días fuera Pedro Antonio Castro, uno de los cinco hijos de Fidel, el que ganara la V Edición de la Copa Montecristo de Golf en Varadero. Todo parece indicar que la mofa —por ser un deporte de imperialistas burgueses— que hicieran en 1961 su padre y el Che, y que está inmortalizada en una histórica foto tomada por Alberto Korda, quedó en el pasado. Ahora el hijo de la revolución, además de ser vicepresidente de la Federación Cubana de Béisbol, es destacado por sus habilidades en el campo.

Se dice incluso que Cuba podría ser uno de los destinos de golf más fuertes en el Caribe, con cerca de 5 millones de clientes potenciales, y que varias empresas españolas, canadienses, francesas e inglesas están listas para hacer sus inversiones en este deporte.

Las muestras de apertura de los cubanos también se evidencian hacia sus propios ciudadanos que viven en el exterior. De hecho, los cubanos que viven fuera de la isla ya les quitaron el segundo lugar a los europeos en la lista de turistas que reciben cada año. Y, según anuncian, seguirán flexibilizando la entrega de visados para permitir la afluencia de más y más turistas.

 

Temas relacionados