Culminó la tercera conferencia de Amigos del Pueblo Sirio

Líderes del mundo aseguran que los crímenes de Damasco no quedarán impunes.

Más de un centenar de países –a excepción de Rusia y China- acordaron brindar más apoyo a la oposición y ayuda humanitaria para los civiles sirios. 

Durante la tercera reunión de los amigos del Pueblo Sirio en París, más de un centenar de países siguieron estancados pidiéndole a la ONU que imponga urgentemente sanciones contra Damasco. Como era de esperarse, Rusia y China -aliados de Al Assad y miembros permanentes del Consejo de Seguridad- volvieron a boicotear cualquier iniciativa común para asfixiar al régimen. Sin embargo, la comunidad internacional –a excepción de Moscú y Pekín- logró acordar que los crímenes del régimen de Damasco no queden impunes. 

Los participantes afirmaron en su declaración que contribuirán a "reunir los elementos de prueba que permitirán, llegado el momento, hacer que rindan cuentas los responsables de las graves violaciones, sistemáticas y a gran escala, de los derechos humanos, principalmente violaciones susceptibles de ser consideradas como crímenes contra la humanidad". La declaración final de la tercera Conferencia de Amigos del Pueblo Sirio incluye también un llamado para apoyar a la oposición siria y reforzar la ayuda humanitaria. Se apoyará además "de manera más activa" a la "oposición democrática" y a las "redes de solidaridad locales" y se aumentará la ayuda humanitaria a la población, además de garantizar solidaridad con la reconstrucción del país una vez derrocado el régimen de Damasco.

Entretanto, en 16 meses de represión y combates se han registrado más de 16.500 muertos, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Más de 100.000 sirios se han refugiado en los países vecinos desde que comenzó el conflicto y no se ve una solución a cotro plazo. Al Assad, según afirmó en una entrevista exclusiva a un diario turco, está dispuesto a dar la batalla hasta el final y no está intimidado por las sanciones económicas que Estados Unidos, la Liga Árabe y la Unión Europea le vienen aplicando.

El presidente francés, Françoise Hollande ha afirmado que “Al Asad debe marcharse porque eso es lo que quiere su pueblo”, dirigiéndose a Moscú ha dicho que “Siria se ha convertido en una amenaza para la paz mundial”, y ha concluido afirmando que “hay una cosa cierta: el régimen no aguantará, la caída de Al Asad es ineluctable”. Por su parte, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, pidió al resto de países de la comunidad internacional que hagan que Pekín y Moscú paguen un precio por su posición que, a su entender, es junto con el apoyo económico de Irán, el principal escollo para lograr una transición en Siria. "No creo que piensen que están pagando un precio por estar a su lado. La única manera de que cambie la situación es que todas las naciones aquí presentes dejen claro que les saldrá caro", declaró Clinton, quien agregó que "lo que mantiene a flote al régimen es el dinero de Irán, el apoyo de Rusia y el fallo del resto de países a la hora de aplicar las sanciones".

La próxima reunión de este tipo, aún sin fecha, se celebrará en Marruecos. Italia ha manifestado su disposición a albergar la que pueda venir a continuación.

 

Temas relacionados