Dar es Salam, el refugio para los nigerianos que huyen de Boko Haram

Más de 15.000 nigerianos han cruzado el lago Chad en busca de un lugar donde poder vivir tranquilos después de afrontar la violencia perpetrada por el grupo.

EFE

 En su huida desesperada de la violencia de Boko Haram, en los últimos tres meses más de 15.000 nigerianos han cruzado el lago Chad en busca de un lugar donde poder vivir tranquilos y no tener que estar pendientes a cada segundo de si el grupo islamista lanza uno de sus brutales ataques.

Unos 4.000 nigerianos, algunos recién llegados y otros que huyeron de Nigeria hace casi dos años, han encontrado lo más parecido a un hogar en Dar es Salam, un campo de refugiados situado a una decena de kilómetros de Baga Sola, el último gran pueblo de Chad antes de llegar a las fértiles tierras que rodean el lago.

Una tormenta de arena cubre el cielo y prácticamente no deja pasar ni un rayo de sol. Ya de buena mañana un calor sofocante presagia otro día de sudor y viento que ralentizará la actividad rutinaria de los habitantes de Dar es Salam.

"Las condiciones de vida son complicadas y a la gente no le gusta tener que estar alejada del lago", comenta a Efe el coordinador del campo, Idriss Dezeh. "Su vida se basa en la pesca y la agricultura y aquí no pueden hacer ninguna de las dos cosas, aunque la seguridad que ofrece este sitio les ayuda a sobrellevar las dificultades".

Apenas hay organizaciones humanitarias que asistan al Gobierno local y la escasez de recursos pone en peligro el refugio que tanto ha costado levantar. Unicef es una de las pocas organizaciones que está en Dar es Salam desde el primer momento, junto a la Cruz Roja de Chad y Acnur.

"Cada día llegan nuevos refugiados, la mayoría mujeres y niños, que a veces vienen sin sus padres", explica el portavoz de Unicef en Chad, Manuel Moreno. "En muchos casos las familias se han tenido que desplazar varias veces y vienen sin nada, por lo que las necesidades son muchas y los actores humanitarios sobre el terreno, pocos".

Sin embargo, y a pesar de las limitaciones, el esfuerzo se hace notar. En cada esquina hay una mujer que prepara la comida, un hombre que vuelve de cortar leña o un niño que juega despreocupado con sus vecinos. Normalidad es lo que todos ansiaban y aquí la han encontrado en un tiempo récord.

El campo de Dar es Salam se construyó hace dos meses y medio. Antes estaba en una localidad más cercana al río, pero tuvo que ser desalojado por el creciente temor a que Boko Haram realizara una incursión en Chad, tal y como acabaría pasando el 13 de febrero, cuando nueve personas perdieron la vida tras un ataque del grupo.

El primer campo, situado en Ngouboua, acomodaba a la primera oleada de refugiados, que llegó entre 2013 y 2014 después de que Boko Haram intensificara sus ataques en la orilla nigeriana del lago.

La segunda oleada, la más numerosa con 15.000 refugiados, comenzó a mediados de enero de este año. Boko Haram masacró a cientos de personas en los alrededores de Baga y quemó varios pueblos en el que se considera el ataque más sangriento hasta la fecha.

Todos y cada uno de los habitantes de Dar es Salam pueden contar al menos una historia sobre cómo Boko Haram se cruzó en sus vidas. Nasiru Saidu, un comerciante de 36 años que vivía en Doron Baga, también en la orilla del lago, tiene un puñado de ellas y a cada cual más estremecedora.

"Una vez un grupo de hombres secuestró a 20 chicos de mi pueblo", relata Saidu con la naturalidad de alguien que ya no percibe este tipo de actos salvajes como algo terrorífico.

"En septiembre estaba de viaje en la parte chadiana del lago para comprar pescado y unos 70 milicianos de Boko Haram llegaron en piragua, nos robaron todo lo que teníamos y se llevaron a dos hombres que venían con nosotros", prosigue.

Después de la masacre de Baga, Saidu decidió que no podía aguantar más y huyó junto a su familia. Ahora, y a pesar de que no tiene nada y su futuro es más que incierto, al menos duerme tranquilo por las noches y sabe que en Dar es Salam su familia está a salvo de la barbarie de Boko Haram.

Temas relacionados