Debate en Francia: ¿señora o señorita?

Mujeres piden que se elimine la pregunta de los formularios de trámites

Para Agathe Paintaud, representante de una asociación feminista francesa, la pregunta es un insulto y atenta contra la vida privada de las mujeres: ¿Señora o señorita?, indagan los formularios oficiales y corporativos en Francia. Por eso ella, junto a otras asociaciones de mujeres, lanzó una campaña que busca abolir la incómoda pregunta. “Esta dialéctica es reveladora del lugar que les otorgan a las mujeres en nuestro país”, denuncian dos organizaciones feministas en su página web http://www.madameoumadame.fr, desde donde comenzó la campaña y que pretende que el gobierno francés tome una decisión sobre el tema.


Los formularios de uso en la administración pública tienen una casilla en donde preguntan si la solicitante es señora o señorita. Y aunque no es obligatorio llenar esta información, para Paintaud y cientos de francesas es “intrusiva” en la privacidad de las mujeres y revela un trato “machista”. Paintaud se pregunta, de paso: “¿Por qué a los hombres no se les pide que indiquen su estado civil?, ¿por qué a ellos no les preguntan si son señores o señoritos”.


Para las feministas galas, todas las mujeres tienen derecho a ser tratadas de señora, ya tengan 18 ó 78 años, y ni el Ministerio de Hacienda ni Correos ni ningún otro organismo público o privado puede inmiscuirse en su estado civil. “¿Acaso les preguntan a los caballeros si están casados para tramitar un contrato telefónico o concederles una tarjeta de crédito? ¡Eso sólo se aplica a las mujeres”, se quejan.


Las militantes feministas francesas dicen que existen otros ejemplos de lenguaje sexista en la administración como el que pide a las mujeres su apellido de soltera en el caso de que estén casadas, ya que la mayoría de las mujeres en Francia cambian su apellido tras el enlace matrimonial. “La discriminación se expresa de forma más cruda en la desigualdad salarial o el maltrato”, aseguran y ponen de ejemplo a países como Dinamarca, Alemania o Portugal donde ya erradicaron su uso.

Temas relacionados