¿Debe Hillary responder por las infidelidades de su marido?

Aunque le insistieron a Donald Trump no usar los asuntos de faldas del expresidente Bill Clinton contra su rival demócrata, el magnate llevó al debate a tres mujeres que lo denunciaron por acoso.

La canadidata demócrata a la presidencia, Hillary Clinton, y su esposo, Bill.
La canadidata demócrata a la presidencia, Hillary Clinton, y su esposo, Bill. AFP

La historia de amantes, concubinas, aventuras y “relaciones inapropiadas” en la política estadounidense es conocida. El sexo ha jugado un papel clave en Washington desde el siglo XIX cuando se dijo que Thomas Jefferson, tercer presidente de la país, tuvo una relación con la esclava Sally Hemmings con quien habría concebido un hijo.

La historia de amantes, concubinas, aventuras y “relaciones inapropiadas” en la política estadounidense es conocida. El sexo ha jugado un papel clave en Washington desde el siglo XIX cuando se dijo que Thomas Jefferson, tercer presidente de la país, tuvo una relación con la esclava Sally Hemmings con quien habría concebido un hijo.

No es el único caso. Franklin Delano Roosevelt, trigésimo segundo presidente estadounidense, tuvo una relación extramarital que duró toda la vida con la secretaria de su esposa, Lucy Merc. No pasó nada, los dos presidentes siguieron con su vida política, sin mayores dificultades.

Más recientemente las historias de cama pasaron a convertirse en verdaderas armas políticas, que han logrado cobrarse varias cabezas. Es famoso el caso del congresista republicano Barney Frank, homosexual, quien contrató a un acompañante para ser su guardaespaldas y tuvo que renunciar a su cargo. Eliot Spitzer, exgobernador del estado de Nueva York, gastó miles de dólares en prostitutas, debilidad que le costó el cargo; Gari Condit, republicano, tuvo un romance con una becaria, quien luego apareció muerta...

Una de las promesas presidenciales del Partido Demócrata, John Edwards, no sobrevivió al escándalo cuando tuvo que reconocer haber tenido una relación extramarital con una periodista. Tampoco Larry Craig, senador republicano, quien habría tenido una conducta lasciva en un baño público.

El asunto Lewinsky

Sin embargo, hubo un político que sí sobrevivió al escándalo: Bill Clinton, quien reconoció haber tenido una “relación inapropiada” con la becaria Monica Lewinsky.

A pesar de ser uno de los casos más sensacionalistas en la historia de la Casa Blanca y el presidente fue sometido a un juicio político, Bill Clinton no solo sobrevivió sino que sigue siendo hoy uno de los políticos más influyentes del país. Lo paradójico del caso, es que las consecuencias políticas, podría terminar pagándolas Hillary Clinton, hoy candidata demócrata a la Presidencia.

O al menos esa fue la amenaza que lanzó Donald Trump ayer, dos horas antes del debate, cuando apareció rodeado de cuatro mujeres, tres de las cuales acusan a Bill Clinton de agresiones sexuales entre las décadas de los 70 y 90.

Y es que Bill Clinton no tuvo solo un desliz. En su historia están, por lo menos, otros cuatro escándalos. De acuerdo con la campaña del magnate republicano, “Trump nunca ha tratado a las mujeres de la manera en la que Hillary Clinton y su marido lo hicieron cuando trabajaron activamente para destruir a las mujeres que dijeron haber tenido una aventura amorosa con el expresidente”.

El magnate admitió en una entrevista con la cadena Fox que durante el primer debate estuvo a punto de atacar a Clinton “con las mujeres de su marido”, pero dijo que al final se “contuvo” para “no herir los sentimientos de nadie”. En el segundo debate perdió la compostura y señaló sobre Bill Clinton que “nunca ha habido nadie en la historia de la política que haya abusado más de las mujeres”.

Hasta Eric Trump, hijo del republicano, se metió en el tema sexual y dijo que “Clinton ha sido el peor sexista que jamás haya existido”.

Trump debería dejar de insistir ya que además del video revelado el viernes en donde hace comentarios lascivos sobre una mujer, hay una larga historia de infidelidades (lleva tres matrimonios) en su hoja de vida.

La campaña de la demócrata advirtió en un comunicado que “como muchos republicanos han dicho ya, esto (atacar a Clinton con los escándalos de s(u marido) es un error que tendrá consecuencias contraproducentes”.

Hillary es juzgada con dureza por estos escándalos, pero muchas mujeres se sienten identificadas con ella, pues han permanecido al lado de sus parejas a pesar de las infidelidades. De hecho en su libro de memorias, Hillary confiesa que fue una época muy difícil. “Apenas podía respirar. Comencé a llorar y a gritarle”, relata.

Según dice en su libro, Hillary decidió continuar con su matrimonio porque “el amor ha persistido durante décadas”, y lo más importante, agrega, “nadie me entiende mejor y nadie me puede hacer reír de la manera que Bill lo hace. Después de todos estos años, él sigue siendo la persona más interesante, enérgica y plenamente viva que he conocido”. Entonces, ¿por qué Trump insiste en usar la vida sexual de Bill Clinton contra su esposa?

últimas noticias