La decadencia de la zona roja de Pakistán por culpa de internet