Decana de universidad demanda a Rolling Stone por artículo sobre violación

Acusó a la revista de haberla desacreditado en una historia sobre violación en un campus universitario.

Tomada de Rollingstone.com

Una funcionaria de la Universidad de Virginia presentó el martes una denuncia por difamación contra la revista Rolling Stone por 7,85 millones de dólares, a la que acusó de haberla desacreditado en una historia sobre violación en un campus universitario.

El artículo relataba la violación colectiva de una chica identificada como "Jackie", quien afirmaba haber sido violada en el campus de la Universidad de Virginia (este) en 2012, en una fiesta de una hermandad.

Nicole Eramo, decana adjunta para Asuntos Estudiantiles de la Universidad de Virginia, pide una reparación de 7,85 millones de dólares a la revista estadounidense, a la periodista Sabrina Rubin Erdely y a la editorial Wenner Media.

El artículo causó "tanto daño a mí como a otros", dijo en un comunicado Eramo, encargada de aconsejar a los estudiantes víctimas de violación y quien había recibido a "Jackie". En su denuncia presentada ante un tribubal de Charlottesville, Eramo acusa a la revista de haberla presentado "como la mala de la historia".

La nota afirmaba que Eramo había intentado "convencer a Jackie de no denunciar el hecho, que era indiferente a las acusaciones de Jackie", y que "no tenía nada más que hacer" al respecto, indica la denuncia sosteniendo que las acusaciones son "absolutamente falsas".

La revista, que publicó este artículo en noviembre de 2014, después se retractó presentando sus disculpas y retirando la nota de su página web. En su lugar, el bimensual publicó un informe realizado por la prestigiosa Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia, que señala los errores "evitables" de los periodistas que escribieron el artículo.

Es "la historia de un error periodístico evitable, un error que incluye el reportaje, la relectura, la supervisión editorial y la verificación de los hechos", nota el informe de 8.000 palabras que fue encargado por la revista, famosa por sus investigaciones detalladas.

Pero entonces ya la nota había desatado protestas estudiantiles y la suspensión de las hermandades en esta universidad. También generó un debate nacional sobre la violencia sexual en los campus en Estados Unidos.

La policía abrió luego una investigación, pero la veracidad de los hechos fue puesta en duda por varios medios, entre ellos el Washington Post, que expusieron las fallas periodísticas cometidas en el artículo, como la verificación de las fuentes.

En marzo, tras cinco meses de investigación, la policía estimó que no había suficientes elementos que pudieran confirmar la versión de la supuesta víctima.

 

Temas relacionados