Decenas de mujeres atacadas en Pakistán por salir tras puesta de sol

Las agresiones parecen ser de origen islamista, apuntando a un grupo de jóvenes extremistas.

foto: AFP

 Una treintena de mujeres han sido atacadas este mes en una zona del este de Pakistán por salir a la calle tras la puesta de sol, en un caso que desconcierta a las autoridades, aunque los indicios apuntan a los islamistas.

Desde el primer ataque, registrado el pasado día 6 en la ciudad de Cichawatni (a unos 200 kilómetros al suroeste de Lahore), se han contabilizado entre 25 y 30 apuñalamientos de mujeres en espalda, piernas y estómago, aunque no ha habido víctimas mortales.

Según la Policía, que por el momento no ha llevado a cabo detenciones, todas las agresiones han tenido lugar después de la oración de 'magreb', que tiene lugar a la puesta de sol.

"Hace unos días que los ataques parecen haberse detenido, pero tememos que puedan reproducirse", dijo a Efe un responsable policial de Chichawatni, Alí Murtazá, según el cual hay indicios que apuntan a "un grupo de jóvenes extremistas, aunque no es seguro".

Un editorial de este miércoles del diario Express Tribune apoya la hipótesis de la motivación religiosa, que casa con la concepción integrista de algunos grupos en Pakistán, que niegan a las mujeres derechos elementales como el de ir por la calle sin la compañía de un varón.

El pasado julio, un grupo de religiosos ultraconservadores de la localidad de Karak, en el noroeste de Pakistán, intentaron prohibir, entonces por medios pacíficos, que las mujeres fueran solas por la calle durante el mes de Ramadán, pero las autoridades lo impidieron.

El nuevo caso ha levantado polémica porque algunas autoridades se niegan a reconocer las motivaciones religiosas y apuntan a uno o algunos jóvenes lugareños como autores de las agresiones.

"No lo sabremos seguro hasta que no haya detenciones", dijo a Efe el portavoz del distrito, Hasibul Hasán, que no cree en la hipótesis del trasfondo religioso porque, según algunos testigos, "los atacantes van en moto y no parecen integristas".

La Policía recalca que no ha habido mensajes ni pintadas que desvelen el motivo de las agresiones.

Todas las fuentes consultadas reconocen que tras la ola de ataques en Cichawatni y sus alrededores, el ambiente parece haberse tranquilizado por la falta de agresiones en los últimos días, aunque el temor de la población femenina local no se ha disipado del todo.

"Las mujeres tenían mucho miedo, ahora quizás un poco menos, y los bazares estaban casi vacíos porque nadie se atrevía a ir a comprar", explicó Alí Murtazá, de la Policía local.

Los "crímenes de honor" y el desprecio hacia la vida de la mujer, considerada más un activo familiar que una persona con derechos básicos, son habituales en el sur de Asia, pero los expertos ven agravantes en Pakistán.

Según expertos europeos en temas de género basados en Islamabad, el Estado paquistaní tiene componentes que legitiman la violencia contra mujeres, como un sistema legal paralelo inspirado en el islam que hace una interpretación contraria a los derechos femeninos.

El Express Tribune reclama hoy que grupos "extremistas y con tales ideologías", como los que se sospecha que están detrás de las agresiones de Chichawatni, "deben ser capturados y juzgados por crímenes de odio, porque atentan contra los derechos humanos".