Deja su cargo fiscal mexicano que investigó caso de 43 estudiantes

Pasará a la secretaría de Desarrollo Agrario y Territorial en medio de duros cuestionamientos a su labor.

Jesús Murillo Karam dejará este viernes su puesto como fiscal general de México para pasar a encabezar la secretaría de Desarrollo Agrario y Territorial en medio de cuestionamientos a su investigación de la desaparición de 43 estudiantes, anunció la Presidencia.

Murillo Karam será investido esta tarde como nuevo secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) en la residencia presidencial de Los Pinos en el lugar de José Carlos Ramírez, informó Presidencia en una convocatoria a los medios.

"Es una decisión del presidente la conformación del gabinete", se limitó a decir a la AFP una fuente de la dependencia sin querer especificar los motivos del relevo.

La reforma de la gubernamental procuraduría general mexicana (PGR) hacia una fiscalía autónoma, incluida dentro de la reforma constitucional política aprobada el año pasado, hizo que el relevo de Karam fuera esperado desde hace meses.

Una fuente conocedora del caso dijo a la AFP que se espera que el presidente Enrique Peña Nieto proponga al Senado que la senadora oficialista Arely Gómez, que el jueves pidió liciencia para separarse de su cargo y encargarse de la subprocuradoría de Jurídica y de Asuntos Internacionales, tome interinamente el cargo de procuradora general.

La gestión de Murillo Karam, que antes había sido senador, diputado y gobernador por el Partido Revolucionario Institucional (PRI, oficialista), ha sido cuestionada por los padres y familiares de los 43 estudiantes desaparecidos en septiembre pasado en la ciudad de Iguala, Guerrero (sur).

Los familiares rechazan los resultados de la investigación oficial que sostiene que los jóvenes fueron entregados por policías corruptos de Iguala a narcotraficantes de Guerreros Unidos, que los asesinaron e incineraron arrojando sus restos a un río presuntamente confundidos con integrantes de un cartel rival.

Pero también lo ha sido por organizaciones internacionales como Human Rights Watch, que vieron con escepticismo las conclusiones de su investigación del caso basadas en testimonios de sicarios, "hipótesis y extrapolaciones de los resultados de un peritaje de laboratorio".

Hasta el momento, sólo se han podido identificar con pruebas de ADN los restos mortales de uno de los estudiantes.

La inoportuna frase "ya me cansé", que Murillo Karam pronunció en una rueda de prensa en noviembre en la que informaba por primera vez sobre la presunta masacre de los estudiantes, se ha convertido en un grito de protesta en México.