"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 5 horas

Del MH 370 al vuelo de Air Asia

Los expertos que buscan la aeronave desaparecida el domingo creen que estaría en el fondo del mar de Java. Sigue la búsqueda.

Un oficial de Indonesia mira por la ventana de uno de los aviones que participan en la búsqueda del avión de Air Asia desaparecido el domingo de los radares. / AFP

Parece una historia ya vivida. Los anuncios, la espera, las especulaciones... Todo recuerda al desaparecido vuelo MH 370 de Malaysia Airlines, que se perdió en pleno vuelo el 8 de marzo de este año y del que no se tienen noticias. Es inevitable hacer comparaciones entre ese avión y el Airbus A320-200 de Air Asia, que perdió contacto con la torre de control del aeropuerto internacional Juanda en Surabaya (Indonesia) el 28 de diciembre.

Sin embargo, sí existen diferencias. La primera, y quizás más importante, son las causas del accidente. Mientras que el MH 370 cambió de rumbo deliberadamente, el QZ 8501 habría reportado malas condiciones meteorológicas, una de las razones por las cuales los expertos pronostican que el vuelo estaría en el fondo del mar. “Con base en las informaciones de las que disponemos (...), la hipótesis es que el avión está en el fondo del mar”, dijo en rueda de prensa el jefe de los servicios de rescate indonesios, Bambang Soelistyo.

Según un comunicado de la dirección de la aviación civil de Singapur, el contacto se perdió en el espacio aéreo indonesio, “200 millas náuticas (unos 350 kilómetros) al sureste de la frontera entre las regiones de información de vuelo de Yakarta y Singapur”. “El avión solicitó un desvío a causa de las condiciones meteorológicas”, dijo la compañía malasia en su página de Facebook. Gérard Feldzer, expiloto y experto aéreo contactado desde París, considera que esta maniobra es particularmente compleja. “Cuando no se está lejos de la altura máxima a la que puede volar el avión, el margen de maniobra para sobrevolar una tormenta es muy escaso”, señaló. Pese a ello, en su opinión, el mal tiempo no sería el único motivo para explicar la desaparición del aparato.

Hadi Tjahjanto, portavoz del ejército indonesio, declaró a la AFP que la búsqueda se centra ahora en un rastro de carburante cerca de la isla de Belitung, en el mar de Java. “Estamos comprobando si se trata de carburante procedente del avión de Air Asia o de un barco, ya que este lugar está en un corredor marítimo”, precisó. Por su parte, expertos que participan en la búsqueda de la aeronave vaticinan que encontrar los restos del avión de Air Asia será más sencillo que con el MH 370, que cayó en el océano Índico, una vasta zona, aislada y muy profunda. El mar de Java, por el contrario, es muy transitado por barcos pesqueros y menos profundo.

Los equipos de rescate peinan las aguas cercanas con un sistema de búsqueda por sonar capaz de ubicar una nave hundida en profundidades de entre 1.000 y 2.000 metros. La zona del mar de Java en la que se busca el avión es de poca profundidad, de unos 46 metros, según explicó Bambang Soelistyo, que se mostró optimista de poder encontrar restos pronto, si es que el aparato se estrelló y se hundió.

De hecho, las autoridades indonesias recuerdan otra tragedia, ocurrida en 2007, cuando un avión indonesio con 102 personas a bordo desapareció durante un vuelo de Surabaya a Manado. Las tareas de búsqueda en mar y tierra fueron infructuosas hasta 11 días después, cuando un pescador encontró el estabilizador horizontal derecho de la nave.

Otra diferencia con el MH 370, un Boeing 777-200 con 239 personas a bordo, tiene que ver con las sospechas sobre los viajeros. En el vuelo de Malaysia Airlines viajaban dos pasajeros con pasaportes robados a ciudadanos europeos. Esta vez viajaban 155 indonesios, tres surcoreanos, un francés —el copiloto—, un británico, un malasio y un singapurense. En total, siete miembros de la tripulación y 155 pasajeros, entre ellos 16 niños y un bebé.

La gestión de la tragedia también marca diferencias. Mientras que Malaysia Ailines entró en crisis con la situación, Air Asia ha mantenido al tanto a los familiares, compartiendo información continuamente en sus redes sociales.

Indonesia está de nuevo en el ojo del huracán con este accidente, pues este archipiélago de 17.000 islas, muy dependiente del transporte aéreo, tiene uno de los peores balances en Asia en materia de seguridad aérea. Su gobierno ya dijo que, en caso de que el aparato se encuentre en el fondo del mar, Indonesia no posee los recursos y herramientas necesarias para recuperarlo.