"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 3 horas

Denuncian el asesinato en público de una joven en Afganistán por adulterio

Amnistía Internacional denunció la "incompetencia" de las autoridades afganas a la hora de detener los crímenes de honor.

Amnistía Internacional (AI) denunció la "incompetencia" de las autoridades afganas a la hora de detener los crímenes de honor, después de que un padre asesinara en público a su hija por adulterio, tras haber huido ésta con uno de sus primos.

Según un comunicado difundido por AI, el asesinato de Halima -de entre 18 y 20 años- mediante un disparo efectuado por su padre se produjo la semana pasada en la aldea de Kookchaheel, en la provincia de Badghis (noroeste de Afganistán), frente a una turba de unas 300 personas.

Halima, quien estaba casada con un hombre que había emigrado al vecino Irán, se había fugado con uno de sus primos, aunque este, tras diez días de huida, se retractó y decidió devolver a la joven a su familia.

Un tribunal religioso había condenado a la joven a morir en público, después de la denuncia interpuesta por su padre, pues la "sharía" (ley islámica) considera delito el adulterio y puede llegar a castigar con la muerte a las mujeres culpables.

"La violencia contra las mujeres en Afganistán continúa siendo endémica y los responsables rara vez son llevados ante la justicia (...), esto debe terminar", afirmó en el comunicado Horia Mosadiq, una de las investigadoras de AI en el país centroasiático.

Según la policía local, el padre de Halima y los tres líderes religiosos que la condenaron a muerte se encuentran prófugos y por ahora nadie ha sido arrestado en relación con el fallecimiento de la joven.

De acuerdo con la misión de la ONU en Afganistán, en el país asiático están muy extendidas prácticas como los matrimonios forzados o entre menores, el aislamiento de mujeres en el hogar, la entrega de niñas para zanjar disputas o los asesinatos de honor.

En Afganistán se combina una visión muy rigurosa del islam con el atávico código de las tribus pastunes, conocido como "pastunwali", que aboca a las mujeres a un papel decisorio casi nulo.

Conforme a la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán, entre marzo y octubre de 2012 se registraron en el país más de 4.000 casos de violencia contra las mujeres, un 28 % más que en el mismo período del año anterior.

Temas relacionados