Siga en vivo el debate de control político al ministro de Hacienda

hace 4 horas

Deportaciones en EE.UU., cifra récord

La secretaria de Seguridad Interna, Janet Napolitano, aseguró que el número de personas sin papeles que salieron del país aumentó significativamente.

La fiebre antiinmigrante recorre por estos días Estados Unidos. La batalla electoral republicana se ha concentrado en las políticas contra los inmigrantes y de hecho el favorito en la contienda por la nominación presidencial logrará su lugar si y solo si tiene una política de mano dura frente al tema. Rick Perry, gobernador de Texas, y favorito en las filas republicanas, perdió el gran apoyo que tenía cuando aceptó haber dado becas de estudio a hijos de inmigrantes. El Tea Party lo acusó de débil y de inmediato otros candidatos comenzaron a superarlo.

Desde la polémica ley antiinmigrantes de Arizona, que entró en vigencia el año pasado, la lucha contra la inmigración se volvió la bandera de muchos. Otros cuatro estados también aprobaron duras legislaciones consideradas racistas, especialmente en Georgia y en Alabama, cuya ley, “la más dura de EE.UU.” entró en vigencia el miércoles. A partir de hoy los indocumentados serán criminalizados y en las escuelas se verán obligados a verificar el estatuto migratorio de sus alumnos cuando se matriculan. La ley conocida como HB 56 "es como la de Arizona, pero con un sabor de Alabama", dijo a la AFP Andre Segura, abogado de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU), parafraseando a los legisladores que aprobaron el texto en un estado conocido por impulsar medidas estrictas de alto costo social.

Segura calificó de "mucho peor" esta nueva ley en comparación con la de Arizona (suroeste), que en 2010 propuso por primera vez en el país criminalizar a los indocumentados, levantando una condena nacional e internacional. Además de declarar en el estado la inmigración ilegal como delito, penaliza el transporte o alojamiento de indocumentados.

La ley que para muchos exacerba la discriminación fue apelada por el Departamento de Justicia de EE.UU., luego de que una jueza bloqueara algunas de sus cláusulas más polémicas. Esta medida hizo que legisladores republicanos acusaran a Barack Obama de conceder una "amnistía administrativa" a cientos de miles de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos gracias a su nueva política de deportación.

La oposición, que domina la Cámara de Representantes, ha presentado varios proyectos de ley para endurecer los controles en la frontera y para intentar implementar un programa que obligaría a los empresarios a comprobar el estatuto legal de un trabajador extranjero. "Es preocupante que el gobierno haya ofrecido literalmente a centenares de miles de inmigrantes indocumentados una amnistía mediante una serie de memorandos administrativos", acusó en audiencia la republicana Candice Miller, jefe del subcomité de Seguridad Fronteriza de la Cámara de Representantes.

Sin embargo, los números indican que Obama no ha sido débil en el tema migratorio. El número de ilegales detenidos aumentó en un 25% y el de deportados superó el año pasado el límite de los 400.000. Desde que Barack Obama es presidente, más de un millón de inmigrantes han sido devueltos a su países, aunque, como explicó la secretaria de Seguridad Interior, Janet Napolitano, dos terceras partes eran arrestados al tratar de cruzar ilegalmente la frontera y la mitad del total tenían antecedentes delictivos.

Napolitano aseguró que EE.UU. logrará un nuevo récord de deportaciones de inmigrantes indocumentados con antecedentes criminales este año.

El año pasado, Estados Unidos deportó la cifra inédita de 195.000 indocumentados con antecedentes penales, del total de más de 390.000 personas sin papeles que sacó del país. Ese año, "por primera vez en décadas, 50% de los extranjeros deportados por ICE (la agencia de Inmigración y Aduanas) fueron criminales sentenciados", dijo Napolitano, en un discurso en la American University en Washington, quien añadió que "en el 2011, ICE deportará de nuestro país, nuevamente, un número récord de criminales sentenciados".

Temas relacionados