La derrota de Colombia en La Haya

La Corte Internacional de Justicia se declaró competente para conocer y fallar sobre dos demandas de Managua contra Bogotá.

Quitasueño, una de las áreas sobre las que la CIJ reconoció la soberanía colombiana en el fallo del 19 de noviembre de 2012. / Andrés Torres

 La Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, acaba de emitir un fallo de excepciones preliminares en el cual se declaró competente para conocer y fallar sobre dos demanda interpuestas por Nicaragua contra Colombia en 2013.

En la primera demanda, del 16 de septiembre de 2013, Nicaragua pide una delimitación de su plataforma continental más allá de las 200 millas náuticas. En la segunda, del 26 de noviembre de 2013, Nicaragua pide que la Corte obligue a Colombia a acatar la sentencia de 2012, alega que Colombia no ha cumplido dicha decisión, ha amenazado con el uso de la fuerza en aguas nicaragüenses y ha vulnerado los derechos de los nicaragüenses sobre las aguas que la CIJ les entregó.

La decisión recién comunicada por la Corte implica el peor escenario posible para Colombia. Empiezan dos nuevos pleitos jurídicos ante la Corte Internacional. Mientras tanto, el fallo del 19 de noviembre de 2012, en el cual el mismo tribunal estableció la delimitación marítima entre Colombia y Nicaragua en el mar Caribe, sigue sin ser implementado por parte del gobierno colombiano.

El fallo de excepciones preliminares que acaba de emitir la Corte Internacional no es una decisión de fondo sobre ninguno de los casos por los cuales Managua demandó a Bogotá. Es decir, la Corte por ahora no está obligando a Colombia a implementar el fallo de 2012 (y no tendría que hacerlo, porque esos fallos son por naturaleza definitivos e inapelables), ni está delimitando una eventual plataforma continental extendida de Nicaragua. La CIJ sólo decidió que es competente para seguir adelante con los dos casos.

Lo que viene, entonces, es un proceso similar al que vivió Colombia con Nicaragua entre 2001 y 2012, aunque se espera que esta vez no intervengan terceros estados y se haga más corto. No obstante, es imposible adivinar cuando saldrían sentencias de fondo para cada demanda. A primera vista, será más fácil para la Corte y para las partes examinar el caso de incumplimiento del fallo de 2012. El de la plataforma continental, en cambio, es mucho más complejo y requiere un enorme esfuerzo técnico para conseguir evidencias que soporten o no la pretensión nicaragüense.

La plataforma continental es la continuación del territorio de un estado en el suelo y subsuelo marino. El estado que tiene jurisdicción en la plataforma continental, puede explotar allí recursos como el petróleo y el gas. Es importante aclarar que con esta demanda no estaba en juego una “perdida” de mar para Colombia. Con un eventual fallo de fondo sobre este caso, aun cuando sea favorable a Nicaragua, la Corte no estará entregando mar colombiano a los nicaragüenses, sino derechos sobre el suelo y el subsuelo marino.

Se espera, en las próximas horas, un pronunciamiento del gobierno colombiano en respuesta a la decisión de la Corte Internacional de Justicia. El presidente del Congreso, Luis Fernando Velasco, ha anunciado a través de redes sociales que el fallo es considerado un abuso por parte del tribunal internacional y que es hora de rodear al gobierno para defender la soberanía. El propio presidente, o su canciller, saldría a decir que, a pesar de lo decidido por la CIJ, desconocerá su competencia en los dos nuevos procesos que tendría que enfrentar con Nicaragua.

últimas noticias