Desaire a Franco en la OEA

El presidente de Paraguay, Federico Franco, quien tenía prevista una sesión solemne con los 34 embajadores de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington, fue recibido por sólo 13 representantes diplomáticos.

En un evidente plantón, el mandatario se reunió con el secretario general, José Miguel Insulza, y los diplomáticos de Canadá, Costa Rica, Panamá, Bahamas, Saint Kitts, Estados Unidos, Honduras, Barbados, México, Belice, Guatemala, Trinidad y Tobago y Paraguay.

El mandatario reivindicó para Paraguay “el derecho a que nadie intervenga en sus asuntos internos”. En la lista de ausentes en el salón figuraban Perú, Argentina, Jamaica, Chile, Bolivia, Bahamas, Ecuador, Granada, Saint Vicent, Haití, Guyana, Brasil, Santa Lucía, Uruguay, República Dominicana, Surinam, El Salvador, Dominica, Colombia, Venezuela y Nicaragua. A los miembros del eje de países Alba, liderados por Venezuela, se añadieron países como Colombia o Chile, un acuerdo diplomático inusual en el seno de la OEA.

Paraguay, suspendida de Unasur (11 países) y del Mercosur a causa de la crisis política, estuvo también a punto de perder su membresía de la OEA. Frente a una mesa de embajadores notoriamente vacía, Franco agradeció en su discurso la cooperación de la OEA y recordó que habrá elecciones presidenciales el 21 de abril y él dejará su cargo en agosto.

Temas relacionados
últimas noticias