Desarticulan red de prostitución que obligaba a sus víctimas a tener hijos

La organización trasladaba a sus víctimas desde Nigeria a España pasando por Marruecos, país en el que podían permanecer hasta dos años.

La policía española ha desarticulado en las islas Canarias una red de prostitución que explotaba principalmente a mujeres nigerianas a las que obligaban a tener hijos para mantenerlas más controladas.

En la operación fueron detenidos en la localidad de Vecindario, en la isla de Gran Canaria, la cabecilla de la red junto a su marido y otros dos colaboradores, informó este martes la policía en un comunicado.

La organización trasladaba a sus víctimas desde Nigeria a España pasando por Marruecos, país en el que podían permanecer hasta dos años.

"Es en Marruecos donde las mujeres debían quedarse embarazadas para poder así cumplir con el último requisito exigido por la organización para poder viajar hasta Europa: sus víctimas debían ser mujeres embarazadas o con hijos pequeños", según la misma fuente.

Desde Marruecos, las mujeres viajaban de forma ilegal a España a través del estrecho de Gibraltar en precarias embarcaciones, por lo que acababan ingresadas en centros de internamiento de extranjeros en el sur de España.

Al salir de estos centros, la red las trasladaba en avión a Canarias, utilizando "pasaportes de otras personas con características físicas semejantes para no levantar ningún tipo de sospecha", añadió la policía española.

Una vez en Canarias, las mujeres eran obligadas a prostituirse para pagar la supuesta deuda que habían contraído con la red para traerlas a España, la cual podía ascender hasta los 30.000 euros, según la misma fuente.

Para mantener controladas a sus víctimas, sus hijos quedaban al cargo del marido de la cabecilla de red, "logrando de esta manera que las mujeres sintieran un miedo absoluto por lo que pudiera llegar a ocurrirles a sus hijos", al tiempo que también recurrían a "todo tipo de rituales de magia negra o vudú" para asustar a las mujeres.

La operación que ha culminado con la detención de los cuatro miembros de la red había empezado en febrero pasado, cuando la policía española tuvo indicio de la existencia de esta organización.