Descubren campo petrolero en Brasil

Las acumulaciones de petróleo y gas fueron halladas en un área del océano Atlántico a 2.311 metros de profundidad.

La empresa petrolera brasileña Petrobras anunció que descubrió reservas de petróleo y gas en una concesión en aguas muy profundas que explora en la cuenca marina de Sergipe-Alagoas, en el nordeste del país, en lo que constituye una "nueva provincia petrolífera" para Brasil.

"Las informaciones obtenidas hasta ahora son suficientes para confirmar el descubrimiento de una nueva provincia petrolífera en la cuenca", aseguró la mayor empresa brasileña en un comunicado.

Las acumulaciones de petróleo y gas fueron descubiertas en un área del océano Atlántico a 2.311 metros de profundidad y ubicada a unos 58 kilómetros del litoral del estado de Sergipe y a unos 90 kilómetros de Aracajú, la capital regional.

Petrobras aclaró que el descubrimiento se produjo en su primer proyecto de exploración en aguas muy profundas en la parte de esta cuenca marina frente a las costas de Sergipe.

La empresa agregó en un comunicado al mercado que las pruebas realizadas le permitieron "confirmar excelentes condiciones permeoporosas de las reservas ubicadas en profundidades de entre 5.050 y 5.400 metros" por debajo el lecho marino.

En las reservas en las áreas superiores fue extraído petróleo de elevada calidad, con un nivel API de cerca de 43 grados, en tanto que de las más profundas se extrajo crudo un poco más pesado, con 32 grados de API.

La reserva fue descubierta en la concesión denominada SEAL-M-426 que Petrobras se adjudicó como líder y operador de un consorcio en el que tiene el 60 por ciento y en el que tiene como socio a la empresa IBV-Brasil (40 por ciento).

Petrobras, una de las petroleras de mayor crecimiento en los últimos años y líder mundial en tecnologías para la exploración de petróleo en aguas profundas, extrae cerca del 80 por ciento de su producción de la cuenca marina de Campos, en el sudeste del país.

La empresa descubrió enormes reservas en el océano Atlántico por debajo de una capa de sal de dos kilómetros de espesor en las cuencas marinas de Campos y de Santos que pueden convertir a Brasil en uno de los mayores exportadores mundiales de petróleo.

Temas relacionados