Despega la aerolínea más grande del mundo

US Airways espera terminar su toma de US$11.000 millones de la compañía dueña de American Airlines, que está en la quiebra, en una fecha tan temprana como el próximo mes.

Esto luego de que las dos empresas acordaran una serie de condiciones para conciliar un caso antimonopolio que amenazaba con arruinar el negocio.

Eric Holder, el fiscal general de Estados Unidos, dijo que las condiciones, de las cuales la más importante es entregar 52 cupos de despegue y aterrizaje en el aeropuerto Reagan National, de Washington, y 17 cupos en el aeropuerto LaGuardia, de Nueva York, podría “cambiar el panorama de la industria de las aerolíneas”.

El negocio, que fue anunciado ayer, recortará en 15% el número de despegues diarios que de otra forma serían operados desde Reagan, y reducirá en 7% el número de despegues de LaGuardia.

“Al garantizar un espacio más amplio para las aerolíneas de bajo costo en los aeropuertos importantes de Estados Unidos, este acuerdo asegura que los pasajeros de las aerolíneas van a tener más competencia en rutas sin escalas y de conexiones en el país”, dijo Holder.

Las aerolíneas también acordaron entregar dos puertas en cada uno de estos aeropuertos: el Logan de Boston, el O’Hare de Chicago, el Love Field de Dallas, el internacional de Los Ángeles, y el internacional de Miami.

“Este acuerdo nos permite tomar los pasos finales para crear la nueva American Airlines”, dijo Tom Horton, el director ejecutivo de AMR Corporation, la empresa dueña de American Airlines. Horton será el primer presidente de la junta directiva de la compañía fusionada.

Doug Parker, el director ejecutivo de US Airways, que asumirá el mismo papel en la nueva compañía una vez se complete la fusión, dijo que el negocio era “una muy buena noticia”.

US Airways podrá completar en diciembre su compra de AMR, una vez reciba la aprobación de Sean Lane, el juez que ha vigilado la reestructuración de la compañía desde que se declaró en bancarrota hace casi dos años.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha anunciado planes para lograr un bloqueo completo de la fusión en agosto, citando los efectos negativos que otras fusiones de aerolíneas han tenido sobre el mercado.

En su momento el Departamento de Justicia dijo que si el acuerdo se aprobaba, el 80% de los vuelos domésticos los tendrían cuatro aerolíneas: Delta, United, la nueva American y Southwest Airlines. El aeropuerto Reagan, donde las aerolíneas fusionadas controlarían el 69% de los puestos de despegue y aterrizaje, fue desde una etapa inicial uno de los grandes problemas que podría representar el negocio.

Temas relacionados
últimas noticias