Detienen a la madre de niños asesinados a puñaladas en Australia

La policía confirmó que entre los ocho niños muertos hay cuatro niñas (de dos, 11, 12 y 14 años) y cuatro niños, de cinco, seis, ocho y nueve años de edad.

EFE

La madre de siete de los ocho niños hallados muertos en una casa de la ciudad australiana de Cairns fue arrestada, en un caso que ha conmocionado al país días después de la toma de rehenes en Sídney.

"La madre de varios de los niños implicados en este incidente, de 37 años, ha sido arrestada durante la noche y está bajo custodia policial en el hospital Cairns Base", dijo este sábado el inspector Bruno Asnicar, de la policía criminal regional.

La policía ha confirmado que entre los ocho hay cuatro niñas (de dos, 11, 12 y 14 años) y cuatro niños, de cinco, seis, ocho y nueve años de edad. Sin embargo no facilitó el apellido, por razones culturales, pues en algunas culturas indígenas se considera poco respetuoso decir el nombre de una persona fallecida.

Según la policía, la mujer es madre de los siete niños más pequeños y tía de la adolescente de 14 años.

La mujer no ha sido imputada, y pertenece a una comunidad indígena del estado de Queensland, distinta de los aborígenes de Australia.

"Se encuentra estable, y está siendo atendida", dijo el inspector Asnicar, añadiendo que la mujer tenía heridas de arma blanca en el torso, sin poder precisar si se las hizo ella misma.

Según la policía de Cairns, los agentes fueron llamados a la casa mencionada, donde encontraron los cadáveres de los ocho niños.

Los equipos de médicos forenses continúan trabajando en la casa, pero los cadáveres ya fueron enviados a la morgue.

La tragedia habría sido descubierta por el hijo mayor, de 20 años, de la mujer detenida, al llegar el viernes de mañana a la casa de Manoora, un barrio de los suburbios de Cairns. 

La policía no precisó cómo murieron los niños, aunque sí dijo que se encontraron cuchillos en la casa.

"Las autopsias se practicarán hoy (sábado). Y, tras las mismas podremos dar información", dijo el inspector Asnicar.

 'Una madre protectora'

El compañero de la mujer, quien no sería el padre de los niños, vive en el mismo domicilio, según la cadena de televisión Sky News Australia, cuya presentadora se fundió en lágrimas mientras anunciaba los hechos.

"Todavía no estamos en posición de señalar sospechosos", indicó Asnicar. Los investigadores se interesan por todas las personas que han tenido contacto con la familia "en los últimos dos o tres días", agregó.

Además, el funcionario quiso tranquilizar a la población al dar a entender que la policía no busca a un asesino en fuga, y por lo tanto no puede hacer hipótesis sobre su identidad.

"La población no debe inquietarse más allá del hecho de que fue un acontecimiento trágico (...) La situación está bajo control por el momento", dijo en conferencia de prensa. 

Este sábado se improvisó un memorial en un parque situado cerca de la casa donde se hizo el macabro hallazgo, y muchos llevaron flores, velas y juguetes en recuerdo de los niños.

Tim Nicholls, el primer ministro interino del estado de Queensland, dejó unas flores en el lugar e indicó que se desconoce de momento el móvil del crimen.

En el barrio vive una gran comunidad indígena, y hay muchos lazos de parentesco entre los vecinos. 

"La gente está destrozada. También nos dice que ella (la mujer detenida) era una madre muy orgullosa que quería mucho a sus hijos y era muy, muy protectora", comentó un periodista del Cairns Post a la cadena ABC.

Una pareja de vecinos describió al barrio de Manoora como difícil, marcado por el alcoholismo y la violencia.

Estos asesinatos conmovieron a Australia, que todavía intenta recuperarse de otra tragedia, la toma de rehenes en un café de Sídney al principio de la semana, que se saldó con la muerte de dos de estos y su secuestrador.