"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 6 horas

Detienen a profesora nicaragüense por supuesto tráfico de inmigrantes

A inicios de agosto, las autoridades nicaragüenses encontraron los cuerpos de 10 migrantes ahogados en la bocana del río Sapoa, fronterizo con Costa Rica.

Una profesora nicaragüense fue detenida bajo cargos de tráfico de inmigrantes por intentar ayudar a una congoleña y a su bebé, que ingresaron ilegalmente al país, a continuar su viaje hacia Honduras, informó este lunes la policía.

Nilamar Alemán, de 54 años, trató de "facilitar la salida ilegal del país de una migrante de 27 años originaria de la República del Congo, acompañada de su hija de 10 meses de edad" y que llegó al país desde Costa Rica, dijo el subdirector de la Policía Nacional, Francisco Díaz, a medios oficiales.

La acusada es originaria del municipio de San Juan del Sur, departamento de Rivas, en la frontera con Costa Rica, donde más de 2.000 migrantes africanos y haitianos se encuentran varados en su intento de llegar a Estados Unidos o Canadá.

La policía afirmó que la maestra fue detenida el 13 de agosto en el puesto migratorio Las Manos, en la frontera con Honduras, hasta adonde había viajado supuestamente para ayudar a la congoleña y a su bebé a pasar hacia el vecino país.

La investigación determinó que la acusada, quien fue presentada este lunes a la prensa, entregó supuestamente a la congoleña una cedula identidad nicaragüense y con una foto que tenía "rasgos similares" a la migrante para burlar a las autoridades.

El sábado decenas de pobladores de San Juan del sur salieron a protestar para exigir a las autoridades la liberación de la educadora, quien según sus familiares es activista del partido sandinista -en el poder-, reportó el diario La Prensa.

Nicaragua cerró el pasado 15 de noviembre el paso a los migrantes cubanos y de otras nacionalidades que buscan atravesar su territorio, ante lo cual los migrantes recurren a traficantes para pasar la frontera por puntos ciegos.

A inicios de agosto, las autoridades nicaragüenses encontraron los cuerpos de 10 migrantes ahogados en la bocana del río Sapoa, fronterizo con Costa Rica.

Pobladores de Rivas, 90 km al sur de la capital, señalaron al diario La Prensa que todos los días ven pasar migrantes cansados y hambrientos y que lugareños les ofrecen agua y comida por solidaridad.

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), más de 5.600 migrantes han ingresado a Costa Rica entre el 21 de abril y el 3 de agosto, y de ese total, 2.500 permanecen en el país centroamericano.