Diálogos por la paz de Siria

En medio de la violencia, el vice primer ministro sirio confirmó desde Moscú la fecha.

Los combates en la ciudad de Alepo se reavivaron con el asalto a la prisión del lugar. / AFP

El vice primer ministro sirio, Qadri Jamil, anunció ayer en Moscú que a finales de noviembre se realizará una conferencia en la que participarán representantes del régimen de Bashar al Asad y de los grupos rebeldes, con el fin de buscar una salida negociada a la guerra civil que desde 2011 ha dejado más de 100.000 personas muertas. Los diálogos se realizarían en Ginebra, Suiza.

Jamil aseguró que es necesario sentarse a negociar, pues se ha llegado a un punto muerto en el que la victoria militar no es posible para cualquiera de las dos partes. Los diálogos fueron anunciados hace varias semanas, pero hasta ayer no se conocía la posible fecha de realización.

El miércoles en la noche, comandos de al menos dos grupos rebeldes lograron penetrar parte de la prisión central de Alepo, Siria, luego de varias horas de duros combates con las fuerzas del Ejército, que desde abril resistían el asedio de la instalación, una de las más grandes de su tipo en ese país.

Ayer, a medida que los combates en la prisión amainaban, un grupo rebelde dio de baja a Jamaa Jamaa, general encargado de los servicios de inteligencia sirios en la ciudad de Deir Ezzor, la más grande del este de Siria, según informó la agencia AFP.

Paralelamente al anuncio del alto funcionario sirio, la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) informó que sus inspectores han logrado examinar 11 de las 20 instalaciones que el régimen sirio tiene para almacenar y producir este tipo de armas no convencionales.

La OPAQ también aseguró que ya comenzó a destruir munición y equipos utilizados para el procesamiento de agentes químicos en seis de estos sitios. Su misión es destruir para mediados del próximo año las 1.000 toneladas de sustancias que están en poder del gobierno de Al Asad, así como los medios utilizados para fabricarlas.

Ban Ki-moon, secretario general de Naciones Unidas, nombró a Sigrid Kaag como directora de la misión de la OPAQ en Siria. Kaag es una diplomática de carrera holandesa y ha estado vinculada a la ONU desde mediados de los noventa. Habla seis idiomas, incluyendo el árabe.