Dictadura de Pinochet: el papel quemado de Chile

Los libros, revistas y diarios que la dictadura en Chile pretendió hacer desaparacer.

Junto a la entrada de la vanguardista biblioteca Nicanor Parra de la Universidad Diego Portales, en Santiago de Chile, se encuentra aguardando a los turistas un hombre de 67 años, de estatura media, ojos claros, y sombrero fedora. Su nombre es José, que con voz gruesa, dice, "yo soy sobreviviente de la dictadura y soy librero" ¿y que tiene que ver un librero con la dictadura? me pregunto al oírlo, pues tras solo dar unos pasos, viene a mis ojos la respuesta.

El librero se ofrece gratuitamente a acompañar a los turistas en su recorrido por la exposición "Biblioteca recuperada: Libros Quemados, Escondidos y Recuperados a 40 Años Del Golpe", que trae al presente uno de los escenarios más dramáticos de la dictadura de Pinochet, la persecución de anaqueles enteros de libros, y su destrucción pública en grandes hogueras. Con la autoridad de su experiencia y lágrimas, narra de manera detallada cómo fue el saqueo sistemático de las librerías por los militares golpistas que, tomado el poder, se apresuraron a quemar, no solo todo lo que literalmente oliera a Marx o Marxismo, sino también diversas obras del romanticismo francés, en especial de Víctor Hugo, así como algunas obras de Edgard Alan Poe y Oscar Wilde, toda la producción del pensamiento latinoamericano, hasta cuentos para niños editados por editoriales chilenas. Tal fue el frenesí que en las hogueras no se distinguía qué clásico del pensamiento alentaba la llama. Algunos, señalados directamente, otros, elegidos por sospecha.

La exposición, a cargo de uno de los más importantes curadores de Chile, Ramón Castillo, y de los investigadores Leonor Castañeda y Francisco González-Vera, está dividida en dos partes. La primera que podrá encontrar al entrar el visitante consiste en la exhibición de algunos libros recuperados, primeras ediciones de los de Neruda, o revistas de los partidos políticos de la época, junto con una serie de fotografías que ilustran la quema y la recolección, momentos que fueron inmortalizados por algunos de los más avezados fotógrafos. En el piso se pueden observar frases célebres de diversos pensadores e intelectuales.

La segunda parte de la exposición también contiene cajones y vitrales que albergan libros a lado y lado del salón. A su respaldo cuelgan 12 pendones, cinco y cinco a cada lado, que evidencian un listado compuesto de los nombres de los libros que fueron quemados, y al final una fotografía que capta el momento en que es tirada a la hoguera la obra "América Despierta", de Alberto Pérez y Patricia Israel. La exposición se podrá visitar en la biblioteca Nicanor Parra de la Universidad Diego Portales hasta el día 30 de Noviembre de este año.

 

Temas relacionados