Diez años de cárcel pidió justicia venezolana para Leopoldo López

El abogado del líder opositor no descarta acudir ante organismos internacionales para poner en conocimiento el caso.

AFP/ REUTERS/Jorge Silva

Cerca de 45 días deberá permanecer recluido en la cárcel de Ramo Verde, a las afueras de la capital de Venezuela, el líder opositor Leopoldo López, mientras el Ministerio Público de este país lo investiga. (Vea: Los caminos de Leopoldo López)

Tras la audiencia de López, la fiscalía pidió diez años de cárcel, mientras que eliminó algunos de los cargos que se le habían imputado inicialmente, entre estos el de homicidio y terrorismo.

En entrevista con Blu Radio, el abogado que defiende los intereses de Leopoldo López, Juan Carlos Gutiérrez, señaló que en las próximas semanas apelaran ante la justicia la medida detención y que en su concepto podría habérsele cobijado con casa por cárcel.

Agregó además que no descarta la posibilidad de acudir a instancias internacionales, como lo había hecho hace un tiempo ante el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, que ordenó la restitución del cargo que desempeñaba su cliente.

“En caso de que no consigamos justicia acudiremos a instancias internacionales. No podríamos ir ante la Corte Interamericana, ya que el gobierno de Chávez se separó de esta, pero acudiremos, en algún caso, ante entes de Naciones Unidas si no cesa esta vulneración a los derechos humanos de Leopoldo”, señaló Gutiérrez. Mientras tanto López deberá seguir afrontando los cargos de incendio y daños, instigación a delinquir y asociación para delinquir.

Juan Carlos Gutiérrez criticó, además, que ante la petición de que no se realizara la audiencia de López al interior del centro penitenciario, la juez de garantías determinara realizarla en un autobús a las entradas de la cárcel Ramo Verde.

En un receso en el desarrollo de la audiencia, Leopoldo López trinó, al término de la diligencia legal, que se ratificaba la medida privativa de libertad, agregando que “el cambio está en cada uno de nosotros. No se rindan. Yo no lo haré”.

Entre otras cosas se dirigió también por medio de sus trinos a Nicolás Mauro a quien le pidió que dejara la “mentira y la fantasía. Yo no negocio ni negociare con dictaduras. Di la cara en mis propios términos”. “A mis amigos de la Unidad que aun dudan: si esto no es dictadura, diganme entonces que es”, añadió