La difícil emergencia ambiental en Santiago de Chile