Dilma Rousseff pidió a los senadores impedir un "golpe de estado" en Brasil