Director español "porno" reclamado por Colombia se niega a ser extraditado

Pablo Lapiedra es acusado de filmar películas con menores colombianas y divulgarlas en internet.

El director y productor español de cine pornográfico Pablo Lapiedra, reclamado por las autoridades de Colombia que lo acusan de filmar películas con menores colombianas y divulgarlas en internet, rechazó este martes ser extraditado al país suramericano.

Lapiedra, quien se encuentra en libertad bajo fianza en España, rechazó ser extraditado a Colombia y pidió ser juzgado en España, en una vista celebrada en la Audiencia Nacional (principal instancia penal española), informó una fuente judicial.

El productor porno, dijo su abogado, negaba además "saber que las jóvenes que utilizó eran menores y rechazó haber falsificado la documentación de las mismas para que constaran como mayores de edad", según la misma fuente.

El tribunal de extradición, que estuvo presidido por el juez Alfonso Guevara y ante el que el fiscal se mostró favorable a la entrega, deberá decidir en los próximos días si extradita o no a Lapiedra.

Lapiedra está reclamado por un juzgado de Medellín que le acusa de un delito de "pornografía con menores", penado en su modalidad agravada con entre 8 y 12 años de cárcel.

En España, este delito en su modalidad más grave está penado con entre 5 y 9 años de prisión.

Lapiedra había sido detenido el pasado 17 de marzo en Barcelona (Cataluña) en cumplimiento de una orden emitida por Interpol, como consecuencia de la petición colombiana.

El detenido es sospechoso de haber grabado videos pornográficos en Colombia con menores, a las que se falseaba su edad para simular que eran mayores.

Las investigaciones de la policía colombiana se iniciaron en 2008 después que un rector de un instituto de Medellín pusiera una denuncia cuando algunos de sus alumnos alertaran de un vídeo pornográfico protagonizado por una compañera de 16 años.

El video se encontraba a la venta en internet junto a otros similares protagonizados por jóvenes colombianas y, según la policía, el estudio de los vídeos ha permitido determinar que el camarógrafo de los videos, donde aparecía la joven, era Pablo Lapiedra.