Dos problemas más para Siria

El viceprimer ministro para Asuntos Económicos, Qadri Jamil ha sido despedido entre sospechas de traición, y un brote de poliomielitis surge entre los niños sirios.

Qadri Jamil, ahora exviceprimer ministro para Asuntos Económicos en Siria. /AFP

El presidente sirio, Bashar al Asad, destituyó el martes al viceprimer ministro para Asuntos Económicos Qadri Yamil, que según el comunicado publicado por la agencia de medios del Estado ‘Sana’, “estuvo ausente de su puesto sin autorización, no cumplió con su deber de viceprimer ministro encargado de los asuntos económicos (...), y además llevó a cabo actividades y reuniones fuera del país sin coordinación con el gobierno".
En palabras de Al Asad, el ministro despedido es miembro de la "oposición patriótica”: los partidos políticos que se consideran en contra del presidente, pero no se han unido a la revuelta contra cuatro décadas de gobierno de la familia Asad. Dicha revuelta ha dado lugar a una guerra civil ha causado la muerte de más de 115.000 personas.

Estados Unidos y Rusia están dispuestos a continuar con las conversaciones en relación con el conflicto sirio. Funcionarios de Washington y de Oriente Medio dijeron a la agencia Reuters que Yamil se reunió en Ginebra con el exembajador estadounidense en Siria Robert Ford, con el fin de discutir la posible realización de una conferencia internacional de paz conocida como 'Ginebra 2', presupuestada para el próximo 23 de noviembre.

El objetivo de estas conversaciones sería poner en marcha las negociaciones entre el gobierno de Al Asad y el movimiento rebelde, la Comisión Nacional Siria, que aboga por su salida del Ejecutivo. Lakhdar Brahimi, el enviado especial de la ONU y de la Liga Árabe para Siria, estaba el martes en Damasco para recabar apoyo a este posible discurso. No obstante, una vez más, los desacuerdos entre las dos partes en disputa obstaculizan el progreso: los rebeldes quieren garantizar que Al Asad se retire y el gobierno rechaza las condiciones previas de ese acuerdo.

Una fuente administrativa de Medio Oriente, que pidió el anonimato, dijo que Yamil “vio a Ford después de reunirse con funcionarios rusos en Moscú. La reunión fue larga, pero inútil. Yamil adelantó lo que Ford, aparentemente, consideró como propuestas inviables con respecto a las conversaciones de Ginebra". Por último, la asistencia de Yamil en estas conversaciones, consideradas "inútiles" contribuyó a su despido.

Para otra parte, funcionarios de las Naciones Unidas han confirmado hoy que un brote de poliomielitis ha surgido en algunos niños en Siria, lo que aumenta la urgencia de planes para una campaña de vacunación. Hace días, la ONU anticipó que van a lanzar una campaña para inmunizar a 2,4 millones de niños contra la enfermedad y otras complicaciones de salud. Miles de refugiados huyen cada día de la guerra civil hacia los países vecinos, por eso también se están intensificando los esfuerzos de inmunización en Líbano, Jordania, Irak, Egipto, Israel y Turquía, que cuentan con más de dos millones de refugiados sirios desde el inicio del conflicto.

Oliver Rosenbauer, portavoz de la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que los exámenes médicos confirmaron la poliomielitis en 10 de los 22 niños que se enfermaron este mes en la provincia de Deir al Zour en el noreste de Siria. Añadió que los resultados de las pruebas de los otros 12 niños se revelarán pronto.

La mayoría de los niños afectados en Siria son menores de dos años, aseguró Rosenbauer, lo que destaca el efecto nocivo que los 31 meses de lucha han tenido en la infraestructura de salud del país árabe. En una nación en donde antes de la guerra civil, el 95% de la población fue inmunizada, es escandaloso oír que medio millón de niños sirios no han sido vacunados contra la polio durante este.

Temas relacionados