Las dudas electorales en Venezuela

Mercenarios, llaves secretas que sabotean máquinas electorales, firmas que respaldarían a la oposición para que no reconozca el resultado del próximo domingo. La tensión sube a cuatro días de las elecciones.

Hoy es el último día oficial de campaña. /EFE
Hoy es el último día oficial de campaña. /EFE

La última denuncia la hizo Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional, quien presentó unos documentos que supuestamente vinculan a la oposición con planes para desconocer los resultados electorales. "Ellos, conocedores de que van a perder se prepararan para desconocer el triunfo de Nicolás Maduro (vicepresidente encargado, candidato del chavismo a la Presidencia) el próximo domingo", dijo Cabello durante una entrevista al canal del Estado VTV.

Cabello explicó que el partido opositor Primero Justicia al que pertenece el candidato presidencial Henrique Capriles y una organización que se presenta como defensora del voto en Venezuela llamada Esdata se han unido para desobedecer al Consejo Nacional Electoral (CNE).

Presentó un documento que atribuye a Esdata y que presuntamente fue enviado al rector del CNE Vicente Díaz, ligado a la oposición, en el que se le informa la determinación de esa organización de reconocer el artículo 350 de la Constitución en el que se indica se "desconocerá cualquier régimen" contrario a la democracia. Asimismo, en la comunicación, Esdata llamaría a "desconocer y desobedecer" los reportes del CNE cuyos originales no se publiquen en la página web del organismo electoral en los que conste "que fueron producidos en público".

Por su parte, Maduro reiteró en sus discursos de campaña que hay un plan para desestabilizar al país y sabotear las elecciones y ha denunciado que un supuesto grupo de mercenarios pagados por "la derecha salvadoreña" y asociados con la oposición pretende cometer homicidios en Venezuela, incluyendo el suyo. El ministro de Interior, Néstor Reverol, anunció que estaba iniciando allanamientos en el país para dar con supuestos mercenarios pagados por "la derecha salvadoreña" para cometer asesinatos.

La oposición venezolana no se quedó callada y denunció que el oficialismo utiliza al ejército para movilizar a sus electores de cara a las presidenciales del 14 de abril. El diputado opositor Alfonso Marquina presentó ante el CNE una lista de militares activos que "de manera coordinada con dirigentes políticos del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) hacen actividades de movilización para el día de las elecciones". Además, introdujo un documento oficial de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), en el que presuntamente se tacha a la oposición política de "enemigo". "Se demuestra cómo en las redes de comunicación oficial de la FANB, que deben estar el día 14 al servicio del CNE, están involucrados todos los altos funcionarios del gobierno nacional, que también forman parte del comando" de campaña oficialista, dijo el diputado, que pidió una "respuesta oportuna" al máxima órgano electoral.

Al mismo tiempo se conoció una carta, escrita por varios expresidentes y otros personajes en los que se demanda el acompañamiento atento y crítico de las y los demócratas de la región y del mundo, a fin de contribuir a que todas las personas en Venezuela puedan dirimir sus diferencias y elegir sus autoridades de manera democrática.

Aunque el CNE invitó a varios observadores internacionales para que hagan un acompañamiento del proceso, lo cierto es que solo Unasur hará la observación del proceso electoral. Lo cual ha despertado muchas críticas. Human Rights Foundation solicitó a la Organización de Estados Americanos (OEA) para que el ente electoral venezolano invitara una misión de observación de la OEA, pero ésta no fue aceptada y solo confirmó un convenio firmado únicamente con la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).
A diferencia de Unasur, la OEA es la organización que tiene más experiencia en el desarrollo de misiones de observación electoral en el continente americano. Desde 1962, ha implementado cerca de 200 misiones en varios países.

¿Cuáles son las fallas?

Durante el conversatorio anual del Centro Carter celebrado en la ciudad de Atlanta, EEUU, el expresidente de ese país, Jimmy Carter, elogió al sistema electoral venezolano, calificándolo como "el mejor del mundo” tras las elecciones de octubre de 2012. Según versiones de prensa, elogió el sistema automatizado de votación venezolano por contar con una boleta en físico que facilita la verificación de los resultados. "De hecho, de las 92 elecciones que hemos monitoreado, yo diría que el proceso electoral en Venezuela es el mejor del mundo," dijo el exmandatario, quien preside la fundación.

Incluso Vicente Díaz, el único rector del Consejo Nacional Electoral que no es afín al gobierno reconoce la limpieza del sistema. Según dijo a la agencia EFE, el sistema lleva años siendo impecable desde el punto de vista técnico: los sufragios son secretos y se contabilizan correctamente. "El sistema ha demostrado que quien tenga los votos ganará y creo que los venezolanos cada día confían más en que su voto decide. Prueba de eso fue que en las presidenciales de octubre de 2012 el 80% de los venezolanos acudió a las urnas", señala Díaz.

Consciente de que el proceso electoral del 14 de abril genera mucho interés pero también incertidumbre fuera del país, el centro insiste en que el ganador será reconocido y gobernará. "No hay otra posibilidad. Creo que en el caso de que gane Capriles, el gobierno no tiene otra opción que reconocer porque posee suficiente información y representación en el CNE para saber cuáles son los resultados.
Lo que critica el funcionario es que éstas serán el proceso electoral más antidemocrático del mundo por las condiciones en que se desarrolla la campaña.

"Por ejemplo, el reglamento especial sobre la campaña electoral para la elección presidencial 2013, emitido el 9 de marzo por el CNE, establece tramposamente que los candidatos podrán contratar la difusión de propaganda electoral durante un tiempo máximo de cuatro minutos diarios por canal, dando a entender de que ambos candidatos cuentan con el mismo tiempo en los medios", señala.

Recientemente, el director de campaña de Henrique Capriles, Carlos Ocariz, denunció que en los primeros 8 días de campaña, el canal del Estado ha transmitido 1248 minutos de información y 342 minutos de cadenas oficiales a favor del candidato oficialista Nicolás Maduro. "Es que el CNE no corrige el hecho de que la Ley de Responsabilidad Social en Radio, Televisión y Medios Electrónicos, le otorga al Ejecutivo setenta minutos adicionales por canal a la semana, además del derecho a emitir cadenas oficiales que pueden extenderse de manera indefinida durante horas".

Díaz insiste: "El sistema ha demostrado que quien tenga los votos ganará y creo que los venezolanos cada día confían más en que su voto decide. Prueba de eso fue que en las presidenciales de octubre de 2012 el 80% de los venezolanos acudió a las urnas".