Dueño de Zara es el tercer hombre más rico del planeta

El empresario español, de 76 años, vio aumentar su fortuna en US$19.500 millones hasta los 57.000 millones el año pasado.

EFE

El dueño de Inditex, con su emblemática marca ZARA, Amancio Ortega, está capeando la crisis que azota a España y se ha convertido en el último año en el tercer hombre más rico del planeta, según la clasificación de la revista Forbes.

Ortega subió en 2012 del quinto al tercer lugar de los multimillonarios del planeta, sólo superado por el magnate mexicano Carlos Slim, el hombre más rico del mundo, y el estadounidense Bill Gates, cofundador de Microsoft.

El empresario español, de 76 años, vio aumentar su fortuna en 19.500 millones de dólares hasta los 57.000 millones el pasado año, gracias especialmente al buen comportamiento de su compañía, líder mundial del textil, que registra beneficios récord.

Mientras la economía española está en recesión desde finales de 2011 y sus grandes empresas anuncian caídas de beneficios, en diciembre pasado, Inditex anunció un beneficio neto de 1.650 millones de euros (2.148 millones de dólares) para los primeros nueve meses de su ejercicio, lo que supuso un alza del 27%.

Estos favorables resultados han influido en la buena marcha de los títulos del gigante textil que en el conjunto de 2012 se revalorizaron un 62% y en octubre pasado superaron la cota de los 100 euros por acción.

Inditex "sigue incrementando ventas y manteniendo márgenes, siguen con crecimiento rápido, por tanto, los mercados observan que tienen margen de crecimiento y su valoración sube", dijo a la, Juan Ramis, profesor de Operaciones e Innovaciones de la escuela de negocios Esade.

Ortega, primer accionista de la compañía, detenta el 59,29% del capital social de Inditex, propietaria de marcas como, además de Zara, Pull& Bear, Massimo Dutti o Bershka. El empresario, conocido por su humildad y por no dar entrevistas, cuenta también con participaciones minoritarias en otras sociedades cotizadas, además de una cartera inmobiliaria valorada en 4.000 millones de dólares.

Hijo de un trabajador ferroviario, casado dos veces y padre de tres hijos, abandonó la presidencia de Inditex en julio de 2011, pero continua como primer accionista del grupo y mantiene un puesto en el consejo de administración.

En más de tres décadas, desde que en 1975 abrió su primera tienda en La Coruña (Galicia, noroeste), este hombre levantó un imperio de la moda a precio asequible con 6.000 tiendas en más de 80 países.

Inditex "ha cambiado totalmente los ritmos de la moda", afirmó Covadonga O'Shea, una periodista autora de la biografía de Ortega, para la que éste último creó el concepto de la moda rápida a bajo precio: una vez que se ha creado una prenda "llega a las tiendas en dos semanas en Europa, y en tres si están más lejos".

El hecho de ofrecer bajos precios es lo que está ayudando a mantener el impulso de una empresa, sostenida también en su amplia internacionalización.

"A pesar de la crisis, siguen aumentando ventas tanto porque abren nuevos mercados (internacionalización) como nuevos canales de venta, y van bien porque tienen precios asequibles, precios bajos", afirmó Ramis.

Inditex es el corazón de la fortuna de Ortega, pero también este veterano gallego es en cierta forma el centro de Inditex, en cuyas instalaciones es fácil verlo almorzando en medio de sus empleados en los comedores o tomando decisiones sobre el terreno.

"Además de ser una persona inteligente y brillante, toma decisiones mejor que los demás estando allí" directamente en el centro de producción, añadió Ramis, para el que Ortega es también el límite de una empresa que parece no tener techo.

"El verdadero límite está en Amancio Ortega, el día que no esté Ortega, el día que se tenga que imaginar una sucesión, mi intuición me dice que la empresa puede empezar a tener límites, dudas, a lo mejor se empiezan a tomar decisiones no tan coherentes", concluyó Ramis.

Temas relacionados