En Ecuador le prohíben a una mujer donarle un riñón a su cuñada

La ley en Ecuador establece que para el trasplante de órganos se requiere que el donante tenga un parentesco de hasta el cuarto grado de consanguinidad o sea cónyuge.

 Desde enero del año pasado, una ecuatoriana llamada Daniela Peralta, de 32 años, lidera una lucha para que en su país legalicen la donación de órganos a personas que no tienen grado de consanguineidad. Por supuesto, detrás de este interés hay una gran historia. Daniela busca que con esa reglamentación pueda salvarle la vida a cuñada, Susy Hinojosa, quien hoy necesita un riñón porque padece de nefritis y la insuficiencia renal, según contó la mujer a BBC Mundo.

La historia comenzó cuando le diagnosticaron a Susy la enfermedad. La familia empezó a indagar en quién podría ayudarla. Primero empezaron a averiguar con sus hermanos, pero ninguno de ellos puede por problemas médicos y su esposo no era compatible. Desde ese momento, Daniela decidió hacer todo tipo de exámenes: sangre, ácido úrico, colesterol, entre otros. Todos ellos salieron favorables, es decir, que ella podía donar su riñón para salvarle la vida a su cuñada.

Cuando comenzó a gestionar los papeles, cuenta Daniela a la BBC Mundo, el Instituto Nacional de Donación y Trasplante de Órganos, Tejidos y Células (Indot) de Ecuador, entidad encargada de aprobar la solicitud, negó autorización con el argumento de que la ley en el país vecino solo permite la donación de órganos cuando se es pariente hasta cuarto grado de consanguinidad o cuando se es cónyuge. La norma, según el Ministerio de Salud de Ecuador, busca combatir el tráfico de órganos.

Esta situación, por supuesto, compromete la vida de Susy, pues ninguno de las personas aptas puede donarlo. La única opción que tiene por el momento es esperar un riñón que provenga de un muerto, pero la lista de esperar es larga y el tiempo se agota. Por encima de Susy hay 444 personas en espera.

En vista de esta situación, la familia decidió hablar con las autoridades, quienes les aconsejaron que como su caso es excepcional y evidentemente no se trata de tráfico de órganos, intentaran llevar su historia hasta la Corte Constitucional de ese país. Sin embargo, la directora del Indot, Diana Almeida, le dijo a BBC Mundo que no está de acuerdo con un cambio de ley porque esto se puede prestar para la comercialización ilegal de órganos: “ expone a muchos otros riesgos tanto al país como a aquellas personas que puedan ser vulneradas en sus derechos en el interés de conseguir un órgano".


Otros expertos del tema creen lo contrario. María Paula Romo, exasambleísta que votó a favor de la ley de órganos, aceptó que lo mejor es reformar la norma por para que parientes por afinidad también puedan donar.

El drama de esta familia ahora es reconocido gracias a que el caso se ha promovido por las redes sociales, a través de la etiqueta en twitter #YoTengoDerechoADonar. Actualmente, es tendencia en esta red social. Daniela y Susy están buscando apoyo para que su causa sea escuchada en todo el mundo y para que la ley cambie tanto en Ecuador como en otras partes del mundo, donde también ocurre lo mismo.

Vea el artículo completo aquí

Temas relacionados